Social Media Links:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Lic. Felipe Calderón Hinojosa
Presidente de México

 

En Cancún, las naciones tenemos una verdadera oportunidad de realizar avances significativos para adoptar un paquete amplio y equilibrado de decisiones para la reducción de emisiones y poner en marcha una nueva era de cooperación climática global.

Nuestra relación con el medio ambiente se encuentra en una encrucijada: o cambiamos nuestros estilos de vida para detener el cambio climático, o el cambio climático nos obligará a cambiar nuestra forma de vida.

El cambio climático afecta ya a millones de personas. Hemos sido testigos de huracanes, sequías, inundaciones e incendios forestales. Es cada vez más claro que estos eventos están sucediendo en países de todas las regiones, sin importar su tamaño, situación geográfica, nivel de desarrollo o poder económico. Nadie es inmune.

Afortunadamente, tenemos razones para ser optimistas con respecto al resultado de Cancún. En las más recientes negociaciones se han logrado progresos significativos, que nos permitirán lograr acuerdos de aplicación inmediata en distintas areas, tales como:

1. Adaptación: existe consenso para apoyar acciones en materia de adaptación de países en desarrollo;
2. Tecnología: existe acuerdo para el establecimiento de un Comité de Tecnología que coordine las actividades de Centros de Tecnología Regionales, los cuales facilitarán el acceso a tecnologías verdes para los países en desarrollo.
3. Financiamiento inmediato: hay convergencia para incluir este tema como parte del resultado de Cancún. Financiamiento de largo plazo: existe acuerdo para el establecimiento del fondo verde en Cancún, para dar apoyo financiero a largo plazo a los países en desarrollo.
4. REDD+: hay un apoyo global por establecer un mecanismo para instrumentar proyectos en el sector forestal en países en desarrollo, con el apoyo de distintas fuentes de financiamiento y en pleno respeto de los derechos de las comunidades indígenas.

Sin embargo, estoy convencido de que se necesita más asegurar un progreso verdadero: Primero, convergencia para establecer como meta la limitación de máximo 2ºC en el aumento de la temperatura global, sujeta a revisión científica.

Segundo, muchos países desarrollados se han comprometido a reducir emisiones y muchos países en desarrollo a realizar acciones concretas. En Cancún, debemos ratificar estos compromisos sobre la base del principio de responsabilidad común pero diferenciada y capacidades respectivas.

Tercero, podemos acordar trabajar en aras de la transparencia a través de un esquema de medición, reporte y verificación, así como a continuar la consulta y el análisis internacionales.

Si queremos avanzar debemos descartar el falso dilema de tener que escoger entre el crecimiento económico y la lucha contra el cambio climático. Hoy por hoy, es posible promover el desarrollo económico y al mismo tiempo reducir emisiones y evitar la explotación de nuestros recursos naturales. De hecho, el único camino sostenible para el crecimiento es el camino bajo en carbón.

Enfrentar el Cambio Climático es una tarea enorme. Existe únicamente una fuerza en este planeta que puede equiparársele: la fuerza de la humanidad en su conjunto.

Trabajaremos en el área de los tratados y de la diplomacia. Trabajaremos en el terreno de la ciencia. Pero por encima de ello, debemos trabajar en el fortalecimiento de la capacidad del género humano para cambiar el futuro.

Hagamos de Cancún el inicio de una nueva y poderosa era de cooperación internacional en materia de Cambio Climático, que restaure la confianza en nuestra capacidad para trabajar juntos y superar nuestras dificultades comunes, como una verdadera aldea global. En Cancún, podemos lograrlo.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: