Social Media Links:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Sector Privado y Cambio Climático

Todos los habitantes del planeta compartimos la misma atmósfera. De ahí que el cambio climático sea el único fenómeno realmente global que afecta por igual a las naciones desarrolladas y a las que se encuentran en vías de desarrollo. Los efectos del calentamiento progresivo de la Tierra tienen el potencial de alterar el suministro suficiente y oportuno de insumos y energía, así como de provocar cambios en la distribución y consumo de bienes y servicios. Por ello, el riesgo que el cambio climático entraña para los sistemas actuales de producción y para la calidad de vida de la población mundial.

La lucha contra el cambio climático constituye uno de los mayores retos que enfrenta la humanidad en este siglo. Y aunque hoy la mayoría reconoce la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el corto plazo, las medidas para lograrlo aún están pendientes debido a la falta de compromisos más ambiciosos en las áreas de mitigación, transferencia de tecnología y financiamiento.

En este contexto, cualquier programa de acción para combatir el cambio climático deberá hacer compatible la reducción de emisiones de GEI con el desarrollo económico. Algunas naciones como los Estados Unidos, Alemania, África del Sur, Indonesia, México y Corea han demostrado su capacidad para reducir emisiones de GEI sin comprometer el crecimiento de sus economías. México, por ejemplo, ha sabido aprovechar los mecanismos de financiamiento externo, como el Protocolo de Montreal, para retirar aparatos de refrigeración que no solo funcionaban con una tecnología obsoleta que dañaba la capa de ozono, sino que también constituían fuentes significativas de emisión de GEI. Nuestro país ha apostado igualmente por el almacenamiento de dióxido de carbono a través de acciones de reforestación y rehabilitación de suelos, así como mediante esquemas de compensación en zonas forestales destinadas a su conservación.

Uno de los mayores desafíos que plantea el combate al cambio climático radica en la integración de recursos financieros, humanos y tecnológicos para desarrollar masivamente productos y servicios “ambientalmente amigables” que sean al mismo tiempo rentables y competitivos. En el tránsito hacia una economía verde, el sector privado juega un papel clave en el área de innovación. En este sentido, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo señala que el sector privado fue el que aportó la mayor parte de los recursos destinados en 2007 por países desarrollados a investigación y desarrollo (alrededor del 2.3% de su PIB).

La lucha contra el cambio climático continúa impulsando transformaciones significativas en los procesos productivos. Cada vez son más las empresas que integran prácticas más eficientes en sus consumos de agua, materias primas y energía, como parte de una cultura de responsabilidad social, a través de la cual obtienen beneficios económicos tangibles. Algunas compañías han optado ya por la utilización de bienes y servicios que generan menores emisiones de GEI, a fin de limitar su dependencia de los combustibles fósiles. Las organizaciones, los países y las empresas que elijan favorecer el cambio serán las que en el largo plazo obtengan mayores beneficios y ganancias, así como ocupar los niveles más destacados en la escala mundial de competitividad.

Actualmente, los gobiernos más comprometidos han dirigido sus esfuerzos hacia el logro de un mayor bienestar para sus poblaciones y para las generaciones futuras. Como fundamento del desarrollo sustentable, esta aspiración conduce a los gobiernos a la búsqueda de la integridad ecológica y el equilibrio climático sin poner en riesgo las perspectivas de una mejor calidad de vida para sus ciudadanos. Un proyecto de tal envergadura implica la participación y coordinación de gobiernos, empresas y sociedad civil. La movilización de estos sectores hacia un logro común constituye, sin duda, el gran desafío. Se trata, al mismo tiempo de una gran oportunidad para revertir los efectos nocivos del cambio climático, como el esfuerzo ambiental más urgente de nuestro tiempo.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: