Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

México 2010: Por un Régimen Climático Incluyente y Eficaz

México fue elegido para ser sede de la 16ª Conferencia de las Partes de Cambio Climático, que se celebrará en Cancún del 29 de noviembre al 10 de diciembre de este año. Después de lo difícil y decepcionante que resultó Copenhague para una parte importante de la sociedad civil del mundo, tenemos un gran reto al retomar las negociaciones en torno al régimen climático internacional.

¿Qué queremos lograr en Cancún? Primero, recuperar la confianza entre los países sin importar su nivel de desarrollo, ubicación geográfica o ideología estableciendo mecanismos de consulta abiertos, transparentes, respetuosos y equitativos. De la misma manera, se debe restaurar la confianza de los ciudadanos del mundo en sus gobiernos, con el fin de lograr los compromisos ambiciosos que estabilizarán la temperatura global y que impedirán el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del cambio climático, a niveles que pongan en peligro a la vida y sustentabilidad humana. Cada año que pasa sin tomar acciones concretas aumenta nuestra vulnerabilidad y los países latinoamericanos estamos especialmente expuestos a los efectos del aumento de la temperatura. Urge acordar acciones inmediatas.

Segundo, subrayar el papel de las Naciones Unidas y de las instancias negociadoras del sistema climático internacional que emanan de ella, el Protocolo de Kyoto y la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, para alcanzar acuerdos multilaterales ambiciosos.

Tercero, fortalecer los principios de la Convención y el Protocolo de Kyoto. En este contexto, cada país contribuirá a los esfuerzos de mitigación en la medida de sus responsabilidades y capacidades. Las emisiones nacionales y globales deben alcanzar su punto máximo lo antes posible. Los países desarrollados tienen una responsabilidad histórica en los niveles de GEI en la atmósfera y por lo tanto deben reducir aún más sus emisiones. Se deben generar incentivos a favor de los países en desarrollo para que continúen desarrollándose bajo esquemas de bajas emisiones de GEI de manera voluntaria y de conformidad con sus metas y a aquellas establecidas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas. 

Cuarto, trabajar para la puesta en marcha de un mecanismo financiero estable lo antes posible, dando prioridad a los países más vulnerables, entre ellos varios países latinoamericanos hermanos. Ello contribuirá a que los países en vías de desarrollo alcancemos un auténtico desarrollo sustentable que facilite el acceso justo y equitativo al agua potable, a una buena alimentación, a la biodiversidad, a la salud pública, a la educación y al empleo, todas condiciones indispensables para romper los círculos de la pobreza y desigualdad y alcanzar condiciones de vida dignas que generen oportunidades para todos. Cabe recordar que el Acuerdo de Copenhague establece que los países desarrollados aportarán  incentivos económicos nuevos y adicionales por 30 mil millones de dólares en el período 2010-2012 y 100 mil millones de dólares anuales entre 2013 y 2020.

Los países latinoamericanos somos altamente vulnerables a los efectos del cambio climático. Nuestras experiencias con fenómenos hidrometeorológicos extremos como El Niño, los huracanes Mitch y Stan, las sequías en los países centroamericanos y la erosión y degradación de los suelos en gran parte de nuestros países —con las migraciones y desplazamientos que ellos conllevan—, así como el deterioro de la calidad de vida de millones de personas, son las primeras señales de alerta a la necesidad urgente de disminuir nuestra fragilidad social y ambiental.  Consciente de ello México, país en vías de desarrollo, se ha comprometido, de manera voluntaria, a ser un actor proactivo en los esfuerzos globales de mitigación, reduciendo nuestras emisiones en 51 millones de toneladas hacia 2012.

Quinto, participar de manera constructiva en foros relativos al desarrollo sustentable en armonía con la naturaleza, en especial en aquellos que hagan avanzar la toma de conciencia acerca de la relación indiscutible que existe entre la salud de los ecosistemas y el bienestar humano. En este sentido, la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que tuvo lugar recientemente en Cochabamba puso en la agenda internacional temas de suma importancia como son el papel de vanguardia de la sociedad civil como impulsora de los grandes temas que hacen avanzar el bienestar humano integral y el fortalecimiento de la participación de la mujer y de los pueblos originarios del mundo en la discusión del régimen climático actual y futuro. Ambos se encuentran entre los grupos en situación de mayor vulnerabilidad a los efectos del cambio climático, por lo que el reconocimiento de sus derechos es fundamental para la construcción de un régimen climático justo y equitativo.

El Presidente de México, Felipe Calderón, ha exhortado a los negociadores mexicanos a trabajar para lograr consensos basados en la confianza, a mirar hacia el futuro aprendiendo de los errores del pasado, a incluir a todas las voces y a fortalecer la participación de aquellos sectores cuya supervivencia misma depende de la salud de los ecosistemas.

México necesita de la buena voluntad de todos. El resultado final de la Conferencia de Cancún dependerá de los acuerdos concretos que podamos alcanzar 192 países. Reconocemos que las negociaciones en torno al régimen climático internacional de los últimos años han sido frustrantes. A pesar de ello, hay que reconocer que ningún otro tema ha acaparado la atención de la sociedad civil mundial y promovido la participación de tantos Jefes de Estado y de Gobierno en tan poco tiempo. Desde hace algunos años estamos de acuerdo en que el cambio climático es uno de los principales retos que enfrenta la humanidad en el siglo XXI. Sigamos traduciendo el interés mostrado en acciones concretas.

*Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: