Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Discurso de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano, durante la inauguración del “Diálogo Público-Privado sobre Cambio Climático" (Versión estenográfica)

15/07/2010

SRE / Versión #046

México, D.F., 15 de julio de 2010

Versión estenográfica del discurso de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Embajadora Patricia Espinosa Cantellano, durante la inauguración del “Diálogo Público-Privado sobre Cambio Climático: Preparándonos para el crecimiento verde”, en el Salón José María Morelos y Pavón de la sede de la Cancillería

Muy buenos días a todas y a todos;

Señor Juan Rafael Elvira Quesada, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales;

Señor René Castro Salazar, Ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica; quiero darle una muy especial bienvenida, su participación en este foro es realmente de gran importancia y también quiero compartir con todos ustedes que el Canciller Castro, quien es un experto en estos temas de medio ambiente y cambio climático, y ha sido uno de los más importantes impulsores en su país, Costa Rica, de estos temas, pues está en México para ver temas de la relación bilateral, pero también con una actitud generosísima de colaborar con el Gobierno de México en impulsar acuerdos en la negociación que nos permitan llegar a un buen resultado en la conferencia de Cancún.

Señora Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático; bienvenida a México. Aprovecho para darle aquí en nuestro país una muy cordial felicitación por su designación en este importante cargo y para expresarle la disposición total del Gobierno de México de colaborar con usted.

Señor Mario Sánchez Ruíz, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; me da mucho gusto también recibirlo y agradecerle el apoyo que nos han dado para poder estrechar el trabajo entre la Cancillería y el sector privado mexicano en estos temas importantes y pedirle, por nuestra parte ofrecerle el apoyo en esta tarea, y pedirle también el apoyo para que podamos seguir trabajando de la mano.

Señor Björn Stigson, Presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sustentable, quiero agradecerle mucho su importante impulso a esta iniciativa de fortalecer y estructurar de manera sistemática el diálogo entre el sector público y privado. Este mismo agradecimiento va para el señor Jean Rozwadoski, Secretario General de la Cámara Internacional de Comercio; muchísimas gracias, es un gusto tenerlo aquí y también agradecer su participación para haber hecho posible que este importante evento pudiera realizarse el día de hoy con la participación de tan destacado grupo.

Señoras y señores, representantes de gobiernos y del mundo empresarial, amigas y amigos;

Es un placer para mí poder estar hoy con todos ustedes. Sean ustedes, todos muy bienvenidos a esta su casa, la Cancillería Mexicana.

Tanto el Secretario Elvira como Christiana Figueres han expuesto ya una serie de elementos importantes sobre la consideración sustantiva del tema que nos ocupa y sobre su relevancia en la discusión y negociación con vistas a la conferencia de Cancún.

Este tema, de fundamental importancia para el futuro de la humanidad, está estrechamente vinculado con el desarrollo económico y social de todos nuestros países.

El objetivo central de toda política económica es proveer el mayor bienestar posible a su población actual y futura. Para lograrlo, los gobiernos debemos crear las condiciones de seguridad y certeza jurídica que permitan a la población contar con las condiciones necesarias para poder alcanzar el crecimiento y prosperidad continuos.

Con políticas económicas y sociales apropiadas podemos impulsar el crecimiento sustentable y el desarrollo social.

Desde el punto de vista de México, detener y revertir el cambio climático es un reto de importancia crucial para nuestra generación y para el futuro de la humanidad. Para ese crecimiento y esa prosperidad que queremos para todos nuestros pueblos y que esto se haga con base en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

El reto es entonces asegurar una estabilidad climática que disminuya el riesgo de lluvias torrenciales y sequías extremas; de sequías incontrolables en los ríos y de inundaciones en las costas; de inviernos crudísimos y terribles olas de calor; de pérdidas en las cosechas en los equipos de las plantas o en la infraestructura que sustenta el dinamismo económico de nuestro país y del mundo.

La naturaleza no conoce fronteras ni sabe de controles humanos. Sólo en este año, el mundo ha presenciado en prácticamente todos los puntos cardinales del planeta catástrofes naturales de gran envergadura que han asolado por igual a regiones prósperas o deprimidas, causando varios daños económicos y numerosísimas pérdidas de vidas humanas.

Lo ha vivido muy recientemente en México la gente de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. En México también le ha tocado experimentar este tipo de catástrofes a otros estados como Tabasco; en otras regiones del mundo estamos viendo también situaciones de inundaciones muy graves, y en otras estamos viendo olas de calor que provocan un serio riesgo para la salud y para los sistemas de salud en general.

Es evidente que tenemos que hacer algo, el Foro Económico Mundial, sostiene que el crecimiento económico se da cuando un país cuenta con instituciones sólidas, infraestructura, condiciones macroeconómicas apropiadas, mercados financiero, laboral y de bienes y servicios eficientes, así como el capital humano debidamente calificado. También precisa que dicho crecimiento económico se traduce en bienestar social solo cuando hay innovación, al ser esta el medio que permite integrar los descubrimientos de la ciencia y de la tecnología en la vida diaria de las personas y al generar mayor riqueza nacional.

En gran medida son precisamente las empresas las que permiten mejorar los niveles de vida de la población y auspiciar una mayor competitividad de un país, a través del desarrollo tecnológico y de la producción de bienes y servicios de calidad.

El cambio climático es probablemente el único fenómeno realmente global, que tiene el potencial de afectar de manera general los sistemas actuales de producción y por ende la calidad de vida de toda la población del mundo.

Curiosamente los informes del WEF todavía lo consideran al cambio climático como un factor que pueda incidir positiva o negativamente en los niveles de competitividad en una nación.

Sacrificar el crecimiento económico en aras de proteger la naturaleza es un falso dilema, es hora de romper viejos paradigmas y maneras de pensar, como creer que el crecimiento económico y la protección ambiental no son compatibles, y que uno necesariamente sacrifica al otro, o que sólo en un entorno de crecimiento positivo es posible promover el cambio tecnológico necesario para alcanzar un desarrollo económico sustentable.

El crecimiento económico y la defensa del medio ambiente no son antagónicos, al contrario, se refuerzan mutuamente, son dos caras de la misma moneda.

Los programas para combatir el cambio climático deben contribuir a estabilizar y/o reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

También es claro que la reducción del nivel de emisiones no debe hacerse a expensas del desarrollo económico. Muchas naciones han demostrado habilidad para reducir sus emisiones de gases sin comprometer el crecimiento de sus economías.

La lucha contra el cambio climático promueve ya transformaciones significativas en los procesos productivos para lograr bienes y servicios bajos en carbono. Esa transformación abre numerosas oportunidades y beneficios.

Quienes decidan apostar por la innovación para estar en condiciones de producir dichos bienes y servicios serán los que lograrán obtener mayores beneficios y ganancias, y los que podrán ofrecer a sus poblaciones mayores niveles de bienestar y prosperidad.

Es de esta manera que el cambio climático representa grandes oportunidades de negocio. El World Business Council for Sustainable Development en su Visión 2050, estoy segura de que será uno de los temas que serán abordados con mayor detenimiento en las discusiones en las mesas de trabajo, identifica una amplia gama de sectores en los que la lucha contra el cambio climático ofrece gran potencial de negocios, destacando entre ellos el desarrollo y mantenimiento de industrias bajas en intensidad de carbono, la generación de energía limpia, el desarrollo de transportes cero contaminantes.

La comunidad internacional enfrenta el desafío de asegurar los recursos financieros, humanos y tecnológicos que se requieren para un desarrollo sustentable, por ello, como futuro presidente de la COP16, México trabaja en la búsqueda de acuerdos que contribuyan a lograr un paquete equilibrado de cooperación en materia de liquidación, adaptación, financiamiento y tecnología.

Se requiere de un marco jurídico que ofrezca a los gobiernos, sector privado internacional, universidades y centros de investigación certidumbre para trabajar en el combate al cambio climático de manera efectiva y eficiente.

El peor escenario para nosotros, sin duda, es no alcanzar un acuerdo.

Las compañías que ustedes representan, señoras y señores empresarios, están comprometidas con un crecimiento respetuoso del medio ambiente. Ustedes pueden hacer mucho en la búsqueda de los consensos.

El proceso de diálogo que iniciamos ahora en México debe contribuir a un ambiente favorable en la toma de decisiones por parte de los gobiernos en los temas objeto de negociación.

Al respecto me permito formularles un atento y respetuoso llamado para que nos ayuden a transmitir a los gobiernos del mundo que sí se puede atender el reclamo de la sociedad en un mundo más limpio sin sacrificar el desarrollo.

Señoras y señores, México confía en que este intercambio de ideas contribuirá a sumar más voces en favor de compromisos que se traduzcan en bienestar de las personas.

Los invito a que juntos, gobiernos y empresarios, contribuyamos a que este proceso sea exitoso.

Y si me lo permiten, les invito a ponerse de pie, a que me acompañen a hacer la declaratoria formal de inauguración de este diálogo.

De esta manera, hoy, 15 de julio de 2010, en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, declaro formalmente inaugurados los trabajos del “Diálogo Público-Privado sobre Cambio Climático”.

Muchas gracias y mucho éxito en todas las mesas de negociación.

 

-ooo0ooo-

Síguenos en Twitter: @SREmexico

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: