Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Palabras de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano, en la Reunión Ministerial sobre Cambio Climático y las Conferencias de Cancún, realizada en Nueva York

25/09/2010

SRE / Discurso #030

Nueva York, Estados Unidos, 25 de septiembre de 2010

Distinguidos colegas,

Señoras y señores,

Gracias a todos por estar aquí. Como Presidenta entrante de las Conferencias sobre Cambio Climático de la ONU de este año, estoy motivada por su presencia y su compromiso personal con este proceso.

Como todos ustedes saben, el asunto que nos concierne involucra muchos detalles técnicos relacionados con la protección ambiental. Sin embargo, el punto principal que quiero señalar hoy, es que tratar con el cambio climático es en realidad una materia intensamente política, que va al mero corazón de las estrategias de desarrollo y a la manera en cómo regimos nuestras economías. Es un tema que demanda seguimiento cercano desde los altos niveles de gobierno.

Cuando pensamos en los impactos humanos y económicos de eventos meteorológicos que hemos atestiguado únicamente durante este año, desde las sequías e incendios en Rusia, hasta las inundaciones en el sur de Asia, es claro que no podemos arriesgarnos a no hacer nada. En México estimamos que el 15 por ciento de nuestro territorio nacional, el 68 por ciento de nuestra población y el 71 por ciento de nuestro PIB están altamente expuestos a los impactos del cambio climático.

Al mismo tiempo, es también claro que hay grandes oportunidades en prácticas, proyectos de desarrollo y tecnologías limpias. En México, esquemas innovadores en el campo de la reforestación están ya siendo utilizados como herramientas poderosas para el desarrollo social.

No es una exageración manifestar que sólo si actuamos juntos vamos a poder continuar siendo capaces de proveer a nuestros ciudadanos la estabilidad que esperan. Es también muy cierto que estas próximas semanas serán cruciales para que las conferencias de Cancún sean un éxito. Debemos enfocarnos a la tarea que nos atañe con un sentido necesario de urgencia.

La Presidencia mexicana entrante de las Conferencias ha conducido amplias y abiertas consultas con representantes de cada región y cada grupo. No hemos escatimado esfuerzo alguno para asegurar un ambiente de negociación incluyente y transparente. Hemos trabajado dentro del proceso formal, mientras que también promovemos diálogos informales para facilitar el alcance de compromisos. Hemos llevado a cabo extensos esfuerzos de largo alcance con la sociedad civil, el sector privado, y otras entidades interesadas. Pueden estar seguros de que continuaremos actuando bajo esos lineamientos.

Como resultado de nuestro esfuerzo colectivo, la metodología se ha mejorado. Las cabezas de ambos grupos de trabajo han ejercido un liderazgo destacado, de ahí que ya contamos con textos de negociación de las Partes para trabajar en ellos.

Estamos progresando, pero el tiempo se está acabando. Como todos ustedes saben, sólo queda una sesión formal de negociación de seis días que se realizará en Tianjin, China.

Basada en mis consultas, creo firmemente que en Cancún podremos adoptar un amplio y balanceado paquete de decisiones que conduzca a acciones inmediatas. No hay acción o acuerdo individual que pueda abarcar a la vez todas y cada una de las complejas implicaciones del cambio climático. Es un tema que va evolucionando, que es altamente dependiente de los descubrimientos de la ciencia y, como lo he dicho, está inherentemente ligado al amplio proceso del desarrollo socioeconómico. Cancún puede ser, y yo creo que será, el comienzo de una nueva era para la entrega global de acciones para detener el cambio climático, de acuerdo con nuestras comunes pero diversificadas responsabilidades.

He convocado a esta reunión para repasar colectivamente el estatus de las negociaciones. Aquí, juntos, podemos identificar las cuestiones fundamentales que necesitan ser parte del conjunto de decisiones a ser adoptadas en Cancún. Debemos también renovar nuestro compromiso político con este proceso.

Queridos colegas,

Permítanme referirme a una iniciativa adicional que busca proveer un extenso seguimiento al proceso. Dinamarca, México y Sudáfrica, como presidentes de la COP15, COP16 y COP17, han decidido actuar juntos como troika. Creemos que esto conducirá a una mayor continuidad de los esfuerzos, y esperamos que esta práctica pueda ser sostenida en los próximos años. También pronto someteremos a su consideración la posibilidad de que cada presidencia conduzca formalmente el proceso preparatorio desde el comienzo de éste y no únicamente desde el primer día de la propia COP como es el caso actual.

Les agradezco.

-ooo0ooo-

Síguenos en Twitter: @SREmexico

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: