Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Discurso del Presidente Calderón en Diálogos de Alto Nivel: Keeping high long-term ambitions against Climate Change

Mexico
09/12/2010

Presidencia de la República / Discursos / Cancún, Quintana Roo, 9 de diciembre de 2010

Muy buenos días a todos, amigas y amigos.
 
Muy buenos días señores Presidentes.
 
Muy buenos días señores Jefes de Estado.
 
Me da mucho gusto el que puedan acompañarnos esta mañana.
 
Éste es un nuevo segmento del diálogo que hemos establecido entre Jefes de Estado y de Gobierno para hablar del tema de cambio climático, y que iniciamos ayer por la tarde.
 
Saludo a todas las personas, Delegados, Ministros, representantes de la sociedad civil que están en la sala.
 
También saludo a todas las personas que nos están observando por todas las pantallas de la sede de la COP16, en el Cancún Messe, en la Villa Ambiental, a quienes nos están siguiendo por Internet en estas discusiones.
 
Hoy tenemos un panel muy valioso, muy importante, y me voy a permitir introducir a las personalidades que nos acompañan esta mañana.
 
El Presidente Bharrat Jagdeo, de la República de Guyana. El Presidente de Guyana ha sido un líder muy comprometido con el uso racional de los recursos naturales y que ha presentado, me consta, propuestas muy valiosas respecto del uso eficiente del Pago por Servicios Ambientales, y de la importancia de orientar los esfuerzos más a la preservación y a la recuperación forestal, del cual Guyana tiene un enorme potencial.
 
El Presidente Anote Tong, de la República de Kiribati, que ha ganado un reconocimiento internacional por la defensa de los Estados insulares. Como ustedes saben, en el caso del Presidente Tong, de Kiribati, ayer el Presidente de Palau, todos estos países, naciones hermanas, son los más amenazados por el cambio climático, están en un serio riesgo y el mundo debe tener plena conciencia de ese peligro.
 
Tenemos también con nosotros al Primer Ministro Jens Stoltenberg, del Reino de Noruega. El Primer Ministro Stoltenberg ha tenido un liderazgo internacional clarísimo, precisamente, no sólo por ser Noruega uno de los países más comprometidos en materia ambiental, no de ahora, sino hace tiempo.
 
También hay que reconocer, porque esto a veces hace falta. Noruega ha sido de los países que sí han cumplido sus compromisos de ayuda a los países del Tercer Mundo en materia de cooperación internacional, destinando una buena parte de su presupuesto para ayuda internacional.
 
El Ministro Stoltenberg ha encabezado, junto con el Primer Ministro de Etiopía, aquí presente y a quien también saludo en la audiencia, encabezaron el grupo que exploró alternativas de financiamiento de largo plazo para la lucha contra el cambio climático, y que encabeza, además, también, la Iniciativa de REDD, de los mecanismos de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Suelo, que se echó a andar y que, ahora, esperemos que los delegados incorporen en las conclusiones de esta COP16.
 
El Presidente Marcus Stephen, de la República de Nauru, que ha ocupado varias carteras políticas muy distinguidas en su país; el Primer Ministro de la República Centroafricana, el señor Faustin-Archange Touadéra, que ha sido un académico distinguido y es Primer Ministro desde hace dos años en República Centroafricana.
 
El Primer Ministro de Samoa, señor Tuilaepa Neioti Sailele. El señor Tuilaepa es el primer líder electo en Samoa para representar a su país en una competencia deportiva, en los Juegos Deportivos del Pacífico Sur.
 
A mi querido Presidente Jacob Zuma, que además de estar haciendo una Visita importante de Trabajo a México y de haber tenido además un gran liderazgo en Sudáfrica y en África entera en los últimos tiempos, fue un gran organizador, además, de la Copa del Mundo, recién registrada en su país, y que será quien encabece la COP17 y la CMP7 en Sudáfrica el próximo año. Ha sido, como sabemos, un líder histórico del Congreso Nacional Africano.
 
El Presidente del Banco Mundial, el señor Robert Zoellick, quien ha sido también un sobresaliente académico, un servidor público en los Estados Unidos, pero ahora también, ha refrescado enormemente el Banco Mundial con su liderazgo y lo ha involucrado en los temas, también, de cambio climático.
 
El Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la OCDE, el señor José Ángel Gurría, un destacado mexicano, ex Ministro de Relaciones Exteriores en México; también fue  Secretario de Hacienda y Crédito Público, y ahora Secretario de la OCDE. Gracias, doctor Gurría.
 
En fin. Tenemos un panel, me parece, de lujo para abordar, y no quiero quitar más tiempo a todos ustedes, para iniciar cuanto antes este tema.
 
Le voy a pedir al Primer Ministro de Noruega, al Primer Ministro Jens Stoltenberg, que inicie esta discusión sobre los temas: Cómo podemos mantener elevadas nuestras ambiciones respecto del cambio climático. Cómo no ceder a nuestros sueños y a nuestros propósitos. Qué podemos hacer y qué perspectiva tiene el Primer Ministro Stoltenberg en toda esta temática respecto al cambio climático.
 
Adelante.
 
 Perdón. Una última mención.
 
Les voy a pedir, por el tamaño del panel, si podemos ser breves. Yo sugiero cinco minutos por cada una de las intervenciones, máximo.
 
Desde luego, siéntanse en absoluta libertad de desarrollar su tema, pero tratemos de ser disciplinados en cuanto al tiempo, para enriquecer más la conversación.
 
Primer Ministro Stoltenberg.
 
Por favor.
 
 Pienso que ha sido una mesa muy, muy enriquecedora sobre la problemática que se vive. Desafortunadamente estamos ya muy pasados de tiempo. No podemos seguir.
 
Simplemente, quiero concluir con estas reflexiones.
 
Desde la Reunión de Copenhague, yo estuve sentado al lado de mi buen amigo, el Presidente de Maldivas, quien insistentemente trajo el caso de los Estados insulares a la Mesa de Copenhague.
 
Yo recuerdo aquella noche terrible. Habíamos tenido una Cena de Estado con Su Majestad, la Reina Margarita, muy elegante, muchos Jefes de Estado. Pero después de las 10 de la noche nos fuimos ahí, a un cuarto, a discutir hasta las tres, cuatro de la mañana y no, no llegamos a mayor cosa.
 
Y les describo lo que yo vi en ese cuarto. Era un constante reproche de unos a otros. Los Estados, los países en desarrollo, desde luego y con toda razón, culpando y recriminando a los países desarrollados, porque ellos han, históricamente, aumentado las emisiones de carbono en su desarrollo industrial. Y tenían razón.
 
Pero, también otros Estados diciendo que aunque los Estados desarrollados tuvieran ya cero emisiones de carbón, eso no es ni remotamente suficiente para detener el calentamiento global. Y también tenían razón.
 
Efectivamente, a medida que los Estados en desarrollo crecemos, estamos emitiendo gases de efecto invernadero, y entre todos estamos agravando este problema.
 
Y lo paradójico y lo triste es que los Estados más pequeños, los más vulnerables, que ni han emitido ni emiten ahora carbón, son los que no sólo son más vulnerables, yo creo que hay que cambiar el término, estoy de acuerdo, están a punto de desaparecer.
 
Y esa discusión no sólo duró las horas de esa madrugada, sino que ha durado todo este año, y viéndolo bien, ha durado 16 COPs. Esa es la verdad. Y lo que a mí me vino a la mente es una figura que les comparto. A veces veo que en este tema no entendemos que todos somos pasajeros del mismo barco, que todos somos pasajeros del mismo avión o del mismo autobús.
 
Y de repente, el avión en el que vamos ha perdido los pilotos, algo pasó allá en la cabina de tripulación, y todos los pasajeros que vamos, que además somos responsables del avión, estamos peleándonos en la cabina, precisamente, estos temas: si la culpa es de los que van en clase turista o de los que van en primera clase.
 
Y el avión sigue perdiendo altura dramáticamente. Es como si fuéramos en un camión, en un camino sinuoso, y también se infartó el chofer, el piloto del autobús. Y nosotros vamos todos ahí, con peligro de caer en un barranco, de chocar en una piedra, en un árbol, y nos estamos todavía disputando unos a otros.
 
Yo creo que es tiempo, amigas y amigos, de que alguien agarre el control del volante y empiece a apretar los frenos de este tema.
 
Yo creo que la primera clave es tomar el control y poder conducir el proceso hacia la reducción de emisiones y parar la discusión, entre nosotros, de cosas que son muy valiosas.
 
Yo creo que hay que reducir las emisiones para que el calentamiento no sea mayor al 1.5, yo coincido. Es más, por favor, lo lógico sería que ya no haya más calentamiento. Ojalá lleguemos incluso al cero.
 
Pero el peor escenario no es llegar al 2 por ciento, el peor escenario es lo que decía ayer Lord Nicholas Stern, que probablemente si no hacemos nada, lleguemos a grados de 5 grados de calentamiento, en lo cual no sólo los países insulares, sino la gran mayoría, vamos a sufrir riesgos de supervivencia.
 
Y para llegar de 5 a 1.5 o a cero, también tenemos que pasar por 2. Así que primero concentrémonos en recuperar el control del autobús, concentrémonos en recuperar el control del avión, en estabilizar el vuelo, en estabilizar la ruta que llevamos y sólo así podremos ir perfeccionando no sólo las metas, sino los instrumentos.
 
Una última reflexión. Hemos estado muy concentrados y discutiendo en las metas: 2 grados, 1.5, 4 grados, qué importa, dicen otros.
 
Yo creo que la clave es concentrarnos en los métodos, en los instrumentos concretos y reales, aquí y ahora, para llegar a esas metas.
 
A final de cuentas, lo que tenemos que hacer es, todos los instrumentos aplicados al máximo posible para reducir las emisiones. Vamos a conseguir los frenos y vamos a apretar los frenos al máximo posible. Eso es lo que tenemos que hacer.
 
Yo aquí, en Cancún, hago votos para que, además de refrendar las metas que tenemos y poder ir hasta donde nos permita la discusión, ya, empecemos ya a ver los instrumentos, los frenos del autobús, las palancas del avión.
 
Y esos instrumentos cuáles son.
 
Los recursos que tienen que arrancar ahora, y por eso urjo a los países a que ya no pospongan más el arranque del Fondo Verde, a que lo apliquemos ya. Esos 28 mil millones de dólares que ya están, se empiecen a aplicar ahora,  particularmente en proyectos en países más vulnerables.
 
A que los mecanismos de REDD+ se arranquen ya ahora, y se reconozca parte de este esfuerzo, para quien tenga una selva deforestada, lo mismo en África o en Centroamérica, o en Asia, pueda reforestarla y, con eso, reducir las emisiones. Para que  la discusión acerca de ponerle precio al carbón, se empiece ya a dar dentro del contexto de los países. Esos son los instrumentos. Yo así vería que es la ruta para seguir.
 
Desde luego, el tomar el control del camión, el tomar el volante, y el poner los pies en los frenos, no arregla el problema. No sabemos si terminaremos en una curva o en otra, pero sí permite retomar el control que hemos perdido del problema, desde hace mucho tiempo.
 
Retomemos ese control. Demos ese paso. Concretemos ya las cosas que podamos concretar. Lo cual no implica ni renuncia ni resignación a las metas, a las ambiciones que queremos, de este mundo que tenemos, y que es el único. Y los países insulares, y los de todo el mundo, sean países que duren razonable, habitablemente para el ser humano, para siempre.
 
Esa es la meta, pero actuemos ya, hoy. Porque nadie merece, ni se puede, creo, que por pretextos radicales, por propuestas o posturas de todo o nada, le demos el pretexto perfecto a quienes no quieren colaborar en esto, para que pasemos otro año discutiendo, reclamándonos, y peleándonos entre los pasajeros de un mismo avión y de un mismo autobús, que está en riesgo de estrellarse si no actuamos ahora para retomar ese control.
 
Muchas gracias a todos ustedes.
 
Muchas gracias Primeros Ministros, Jefes de Estado.

-ooo0ooo-

Síguenos en Twitter: @COP16

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: