Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Discurso del Presidente Felipe Calderón en la Iniciativa de la Presidenta de la COP16, Embajadora Patricia Espinosa, sobre la Vinculación de Actores Interesados en la Lucha contra el Cambio Climático

Mexico
06/12/2010

Presidencia de la República / Discursos / Benito Juárez, Quintana Roo, 6 de diciembre de 2010

Qué tal, amigas y amigos del mundo.

Bienvenidos nuevamente a México. Como decimos los mexicanos, ésta es su casa. Espero que la disfruten.

Embajadora Patricia Espinosa, Presidenta de la COP16 y de la CMP6.

Diputado Federal Isaías González, Secretario General de la CROC y Vicepresidente del Congreso del Trabajo.

Doctor Luis Farías, Representante del Sector Privado en los Esfuerzos de Sustentabilidad.

Estimado Carlos Zarco, Director Ejecutivo de OXFAM.

Estimado Simon Anholt.

Señoras y señores Ministros.

Señoras y señores Delegados, Secretarios.

Amigas y amigos de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Me da mucho gusto el poder estar nuevamente en una convención sobre cambio climático, y qué mayor gusto puedo tener que esa Convención se lleve a cabo en nuestro querido México. Tanto  en la Convención Marco sobre Cambio Climático, la COP16, como la VI Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto.

Un tema que siempre he considerado fundamental para el futuro de las negociaciones sobre cambio climático, y también a la luz de cómo han evolucionado estas convenciones, es la indispensable participación de la sociedad civil, a fin de que podamos contar ahora y hacia el futuro, de conferencias más abiertas y más incluyentes.

Todos tenemos algo que decir de Copenhague. Sin embargo, Copenhague logró algo muy, muy importante, entre muchas otras cosas. Logró atraer la atención de las naciones y de los gobiernos en su más alto nivel en torno al tema del cambio climático, y logró ponerlo en el punto culminante de la agenda global. Y con eso captamos el interés de amplios sectores de la sociedad.

Pienso, como dije en la inauguración de la COP, que necesitamos trabajar, no sólo en el frente diplomático, y no sólo en el frente científico, sino también en el frente de la movilización social. En el frente del que, yo llamaría, en la meta de sacudir la conciencia colectiva para de ahí generar la energía que hace falta para cambiar al mundo en materia de cambio climático.

De ahí la importancia, precisamente, de la sociedad civil, de la comunicación sobre el tema ambiental. De ahí la importancia de este esfuerzo continuo de educación y formación de, no sólo los políticos, sino de los habitantes del planeta para que un día podamos impulsar, precisamente, el tema de cambio climático.

Por eso, México se propuso impulsar un amplio proceso de negociaciones en el que permitiera escuchar todas las voces. Por supuesto, la de todos los gobiernos, y en eso México, como país anfitrión, ha procurado ser abierto, incluyente, y escuchar todas las voces y todos los puntos de vista en la negociación.

Pero no sólo las voces de los gobiernos, sino las voces de los grupos y sectores sociales, las voces de los empresarios y las voces de los ciudadanos; las voces de las comunidades indígenas, como la de Simona, que habló el primer día en el plenario, y las voces de la sociedad civil.

Hemos buscado, también, involucrar más activa y más directamente al Poder Legislativo. Nos propusimos crear un ambiente incluyente y transparente que restableciera sólidamente la confianza entre unos y otros. La confianza, que es la única que nos permitirá avanzar en la formación de acuerdos.

Acuerdos que a la vez deben tomarse ya, para que las acciones contra el cambio climático se empiecen a tomar globalmente ahora y no haya que esperar otro año, o varios años más.

Tenemos que actuar ya. Esa debe ser la meta que nos propongamos para lograr una Cumbre exitosa, una Conferencia exitosa.

Esa es la razón principal, también, por la que en esta COP16 se han abierto espacios para que el sector privado discuta y se involucre en temas estratégicos, como el desarrollo de tecnologías limpias, la eficiencia productiva, la responsabilidad medioambiental.

En el sector empresarial recae una parte muy importante de la responsabilidad de combatir el cambio climático, a través de la producción sustentable de bienes y servicios.

De acuerdo con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, una gran cantidad de acciones para mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, son acciones de costo neto negativo; es decir, en otras palabras, son también una manera de invertir redituablemente.

Son acciones que por la cantidad de energía que pueden ahorrar, pueden ser, incluso, un negocio válido, y debemos orientar también al sector privado a que contribuya poderosamente, de manera organizada y con el suficiente aporte financiero y tecnológico, a reducir emisiones de efecto invernadero.

Por esa y otras razones, promovimos en el marco de estas conferencias diálogos público-privados, que a partir de una mejor comprensión de las coincidencias y diferencias, han ayudado a identificar nuevas áreas de oportunidad y a reforzar el compromiso en este esfuerzo compartido contra el cambio climático.

Un ejemplo es lo que abrimos el día de ayer. Inauguramos una gran exposición, una feria empresarial aquí, en Cancún, llamada Green Solutions, la cual es un espacio privilegiado para impulsar negocios amigables con el medio ambiente.

Desde plantas portátiles potabilizadoras de agua, hasta vehículos eléctricos e híbridos. Desde casas sustentables, emisoras o consumidoras de cero de electricidad, hasta el uso de prácticas que sean amigables con el medio ambiente en el comportamiento de los hogares.

Confiamos en que este tipo de encuentros empresariales, como Green Solutions, provoquen resultados que favorezcan el desarrollo de una economía sustentable y, también, en consecuencia, de negocios verdes que beneficien al medio ambiente, y también que puedan beneficiar a quien invierte mejorando el medio ambiente.

Asimismo, miles y miles de personas, calculamos, probablemente, que podrá llegar en los días cumbres hasta a 30 mil, están participando en Cancún y en la Riviera Maya en diversos eventos.

Se han contactado con foros y espacios de participación en los que han compartido sus experiencias para cuidar el entorno ambiental. Nos complace ser anfitriones de una participación numerosa y amplia de la sociedad civil.

También hemos impulsado un papel más activo y directo en las negociaciones por parte de los miembros del Poder Legislativo en todo el mundo. Yo he sido legislador y sé del papel crucial que tienen los legisladores en esta tarea, y saludo a los legisladores aquí presentes.

México presentó la propuesta de incluir a los legisladores como un grupo de interés que pueda ser escuchado formalmente en la agenda de trabajo de la COP. Se trata de una iniciativa que, más allá de sus méritos intrínsecos, implicaría un cambio en las prácticas que la COP ha mantenido durante dos décadas.

Esta propuesta no prosperó en esta ocasión. Será necesario continuar, junto con otros países, en la labor de sensibilización necesaria. No obstante, estamos satisfechos por este primer paso promovido con la ayuda de los propios legisladores que nos han acompañado. Y tenemos confianza de poder avanzar en este esfuerzo en Sudáfrica.

Considero que esta apertura, este diálogo, esta sincera escucha recíproca nos permita encontrar el camino para que la Conferencia pueda ser cada vez más abierta, más incluyente, y en consecuencia, también, estoy seguro, más productiva.

Debemos trabajar para darle un carácter más formal a las expresiones de la sociedad civil, lo mismo que a la voz de legisladores, porque a final de cuentas son las comunidades las que padecen los estragos del cambio climático, y es mucho lo que ellas pueden hacer para impulsar una verdadera transformación que nos permita enfrentarlo.

Pienso que las resistencias que se oponen a cambios trascendentales en la lucha contra el cambio climático, van a ser vencidas el día en que podamos movilizar, precisamente, a la ciudadanía; el día que crezca en la opinión pública la urgencia de acción en este terreno en todo el mundo, y transforme en prioridad de los políticos de todos los países, actuar contra el cambio climático.

Hace dos días dije que los ojos del mundo están atentos a los resultados que alcancemos las casi 200 naciones que estamos representadas aquí.

Después de una primera semana de negociaciones, reitero lo dicho: no estamos solos negociando en Cancún; la Comunidad Internacional está presente y participa en los debates y en las discusiones, a través de la difusión que les están dando los medios de comunicación.

Y qué bueno que así sea. Y a nosotros nos toca, no sólo generar esa conciencia, sino aprovechar el poder de la gente, porque sólo así podremos cambiar el planeta.

Como dice un refrán: el día que nos pongamos todos de acuerdo para golpear simultáneamente con el pie en el piso, ese día puede temblar la Tierra. Más allá de nuestras propias limitaciones y restricciones políticas como gobernantes, debemos permitir y propiciar el despertar de la gente y el despertar de los pueblos.

Que esa gran energía que surge del corazón humano, movilice personas y recursos, y termine por mover al mundo. Mientras tanto, cada quien en su terreno, en su casa, en su comunidad y, desde luego, en el país, en el caso de los gobiernos, tenemos que trabajar fuertemente por esos objetivos.

En el caso de México, estamos decididos a actuar. No obstante que somos un país con pobreza, no obstante que somos un país en desarrollo, no obstante que somos un país con muchos problemas, sabemos que tenemos una parte que hacer, y por eso presentamos nuestro propio Programa Especial Contra el Cambio Climático.

Nos comprometimos a reducir unilateralmente 50 millones de toneladas de bióxido de carbono por año, a partir del 2012, incluso, sin ninguna ayuda internacional.

Y si las Conferencias de las Partes permiten establecer el Fondo Verde y otros mecanismos de financiamiento por los cuales luchamos, México podría reducir para el año 2020, así lo comprometimos, si recibimos la ayuda tecnológica y financiera adecuada, hasta el 30 por ciento de sus emisiones de carbono respecto de la tendencia que llevamos como país.

Nos hemos propuesto que en el 2012, el 26 por ciento de la electricidad generada en México provenga de energías renovables.

Hemos iniciado ambiciosamente proyectos masivos de energía eólica y esperamos llegar a los dos mil megawatts en el próximo año en México. De hecho, ya en 2009 la Asociación Mundial de Energía Eólica mostró a México como el país que más ha crecido, el país con la mayor tasa de crecimiento en la capacidad instalada de generación eólica en todo el mundo.

Pusimos en marcha programas para el Pago de Servicios Ambientales, como ProÁrbol, con lo cual estamos ya pagando a campesinos e indígenas en más de 2.2 millones de hectáreas de selvas y de boques en México por el servicio ambiental, por el agua y el oxígeno y por el secuestro de carbono, que en beneficio de todos generan.

Con ese tipo de políticas, hemos reducido la deforestación en México, de 355 mil hectáreas por año que tenía México en la década pasada, a 128 mil hectáreas por año perdidas en este 2010, y nos proponemos llegar a la tasa cero de deforestación en el país.

Hemos reducido nuestras emisiones, de hecho ya al 42 por ciento de la meta que nos hemos propuesto para el 2012 y seguimos trabajando. Todavía el día de hoy anuncié tres medidas específicas de compromiso de México con nuestro futuro, con los mexicanos del mañana y con el mundo.

Primero. Todas las viviendas en México que sean financiadas por el Instituto de la Vivienda de los Trabajadores del país, que otorga casi medio millón de créditos por año, todas las viviendas financiadas por el INFONAVIT, tendrán que ser viviendas con mecanismos ecotecnológicos, viviendas verdes, con mecanismos ahorradores de gas, de agua y de electricidad.

Desde calentadores solares de agua hasta, incluso, celdas solares en algunos casos procedentes.

Dos. Emití hoy un decreto, una Norma Oficial Mexicana, mediante el cual México va a sustituir totalmente y va a sacar del comercio todas las lámparas incandescentes a partir del año 2014.

Vamos a establecer esta sustitución gradual de lámparas para que a partir del próximo año se retiren del mercado las lámparas incandescentes de 100 watts. A partir del 2012, las lámparas incandescentes de 40 a 75 watts, y a partir del 2013, es decir, 2014, todas las lámparas incandescentes.

Y además, el Gobierno Federal subsidiará para los 11 millones de hogares más pobres en México, la sustitución de lámparas incandescentes por lámparas ahorradoras que serán proveídas gratuitamente por el Gobierno mexicano en los próximos dos años.

Y la tercera medida es. Vamos a financiar con un subsidio, además, a todos los municipios del país que deseen cambiar su alumbrado público y sustituir lámparas incandescentes por lámparas ahorradoras de energía.

Señoras y señores:

Queremos impulsar, además, nuevas iniciativas. Por eso Green Solutions; por eso, precisamente, la Conferencia de Comunicación sobre Cambio Climático. Debemos ser mucho más efectivos al comunicar las implicaciones y los efectos del cambio climático y llamar a la acción colectiva; sólo así multiplicaremos el gigantesco poder de la gente para sanar al planeta.

La atmósfera es de todos. El aire no distingue las fronteras de los pueblos. Es indiferente a la soberanía de las naciones, a las religiones, a las ideologías políticas, a las fronteras personales o a los intereses personales.

Aquí, en esta materia, pasajeros todos del mismo planeta, no podemos permitirnos rivalidades para conducirlo hacia el bien común global. El desafío es común, el esfuerzo debe ser común. Ciertamente, diferenciado de acuerdo con las capacidades y responsabilidades de cada quien, pero un desafío común.

Son comunes los desastres naturales que ocurrirán si no hacemos nada. Son comunes los beneficios si actuamos todos juntos contra el cambio climático.

Sabemos, los gobiernos, lo sabe el Gobierno de México, de la enorme responsabilidad que implica para los gobiernos actuar responsablemente. Pero los gobiernos no podemos ni debemos actuar solos; necesitamos actuar juntos, sociedad civil y Gobierno. Y, por lo mismo, debemos escucharnos y debemos entendernos.

Hace poco, el escritor libanés, Amin Maalouf, al recibir el Premio Príncipe de Asturias 2010, dijo: No tenemos un planeta de recambio. Sólo tenemos esta veterana Tierra, y es deber nuestro protegerla y hacerla armoniosa y humana. Por eso, para enfrentar el cambio climático debemos dar un paso gigante contra el reto más grande de nuestra época, el de aprender a entendernos; el de aprender a sabernos que somos, a final de cuentas, una sola especie, porque sólo así podremos ser, verdaderamente, pasajeros armoniosos del mismo planeta.

Yo confío en que ustedes, como líderes, representantes de sus gobiernos, y representantes de la sociedad civil, que nosotros, como gobernantes, podemos o podamos estar a la altura del desafío que implica la capacidad de ponernos de acuerdo para resolver un problema medular del ser humano y de esta civilización contemporánea, que es el cambio climático.

Muchísimas gracias.

Y gracias por la participación de la sociedad civil en esta Conferencia.

-ooo0ooo-

Síguenos en Twitter: @COP16

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: