Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Impacto ambiental de proyecto Tumarín preocupa a costeños

Nicaragua
El Nuevo Diario
16/08/2010

Mucha flora y fauna será removida con el movimiento de tierra que se hará para la construcción de la represa hidroeléctrica de Tumarín, lo que contrasta con los pocos beneficios que obtendrán la comunidad y la región, señalaron representantes del Centro Humboldt y del gobierno territorial Criol de Bluefields.

De acuerdo con Iris Valle, del Centro Humboldt, en los estudios de impacto ambiental, la empresa Central de Hidroeléctricas de Nicaragua, CHN, se comprometió a preservar las obras arqueológicas, ya que en la zona de Apawás existen numerosos vestigios arqueológicos que datan de períodos cuando estos territorios estaban habitados y transitados por indígenas sumos.

Es por ello que en el territorio se encuentran numerosos elementos de arte rupestre como el ave poncaya, el cocodrilo sulutara, así como numerosos petroglifos.

Señalan también que la biodiversidad de la zona es rica en especies importantes y en peligro de extinción, como el lagarto, el cuajipal, la iguana verde, el garrobo negro y la tortuga negra, todos en veda parcial. En el caso de los anfibios, se identificaron las ranas rojas, negras, amarillas y las de ojos rojos. También corren peligro los monos congos y arañas.

La madera

La zona presenta una gran diversidad de flora, y tiene un gran valor en especies maderables como la caoba y el ceibo, que aunque están altamente amenazados por el avance de la frontera agrícola, tienen presencia relevante en la zona.

Para el gobierno territorial Criol de Bluefields, en la concesión del megaproyecto existen una serie de intereses que no benefician a las comunidades.

“Cuando se demarcó el territorio, la desembocadura del Río Grande quedó fuera de Tumarín, porque los intereses de este megaproyecto le quedan al gobierno central”, dijo Dollene Miller, representante del gobierno Criol en la Comisión Nacional de Demarcación Territorial, Conadeti.

Señala la funcionaria que esta situación es similar a la que se presenta en la zona de Monkey Point, donde se pretende construir un puerto de aguas profundas, y aunque está en territorio indígena Rama, la comunidad es ignorada. “La manzana de la discordia es el artículo 24 de la Ley 445, Ley de Demarcación Territorial, que orienta la distribución equitativa del usufructo”, dijo.

Art. 24. Los tributos recaudados por el Fisco en concepto de derechos de aprovechamiento de recursos naturales en las Regiones Autónomas, deben beneficiar directamente a las comunidades indígenas en cuyas áreas se encuentren los recursos naturales. La distribución de estos recursos será así:

1) Un 25% para la comunidad o comunidades indígenas donde se encuentre el recurso a aprovechar.
2) Un 25% para el municipio en donde se encuentra la comunidad indígena.
3) Un 25% para el Consejo y Gobierno Regional correspondiente.
4) Un 25% para el Gobierno Central.

Estos fondos deberán ser entregados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público al representante legal de cada una de las instancias señaladas, y el uso de estas reservas será supervisado por el Gobierno Central conjuntamente con las autoridades regionales, señala la ley.

En este sentido, Nora Newball, de la secretaría del gobierno Criol, dice que ellos no están en contra del progreso de la región pero el gobierno central debe respetar la ley.

“Nosotros no estamos en contra del desarrollo, pero no me vengas a ver la cara de baboso y a darme atol con el dedo… otra vez ya no”, dijo.

Recientemente, un grupo de pobladores y productores de Apawás retuvo a cinco funcionarios de la CHN que llegaron a la comunidad a comprar las manzanas de tierra en “supuestos” precios no acordados, sin embargo, CHN dijo en relación al incidente que todo camina por buen camino para lograr una negociación viable para ambos.

El Proyecto Hidroeléctrico Tumarín, contará con un área de embalse estimado en 55 kilómetros cuadrados en su nivel máximo, la construcción de una presa de concreto estimada en 60 metros de altura, una subestación y una línea de transmisión asociada de 230 Kilovoltios con unos 70 kilómetros de extensión necesaria para conectarse al Sistema de Interconectado Nacional (SIN), y un conjunto de turbinas cuya capacidad media anual de generación de energía se estima en 870 Gigawatts horas (GWh).

Se espera que Tumarín empiece a generar energía a finales de 2012, y su aprovechamiento hidroeléctrico tendría una potencia instalada de unos 180 Megawatts (MW), inversión calculada en 607 millones de dólares, y la creación de 6,000 empleos.

 

The news content in this section is responsibility of the information agencies and does not necessarily reflect the position of the Government of Mexico on this or other related topics.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: