Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

La cumbre climática de Cancún

Panama
31/07/2010
Diario La Prensa y Tamara Del Moral

Las políticas climáticas deben ser incluidas en las estrategias de desarrollo de los Estados del Caribe y Centroamérica.

La contribución de América Latina y el Caribe a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) ­cuyo aumento en la atmósfera desde la revolución industrial ha incidido en el calentamiento del planeta por encima de lo normal­ es solo del 11.8% (pero en ascenso).

Aun así, la región “es alta- mente vulnerable a los efectos del cambio climático”, advierte el informe Perspectivas del Medio Ambiente: América Latina y el Caribe (GEO ALC3), publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Esto se debe a la creciente exposición de los sistemas poblacional, agrícola, pesca y turismo a las amenazas por el aumento de la frecuencia y magnitud de eventos climáticos.

Según el informe, los países latinoamericanos y caribeños están afectados por uno o más procesos de degradación en, al menos, parte de su territorio, que pueden verse agudizados por fenómenos climáticos extremos. Además, los efectos sobre los sectores productivos repercutirán en la capacidad de generación de divisas.

La adaptación al cambio climático es necesaria y podría generar oportunidades de lograr un desarrollo sostenible, pero se necesitan recursos financieros, tecnológicos y capacidades.

MITIGACIÓN Y CONSENSO

Tras el fracaso en las negociaciones durante la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en Dinamarca en diciembre de 2009 (COP 15) ­en la que no se logró un acuerdo post 2012, cuando venza el Protocolo de Kioto­ los países se han seguido reuniendo para adelantar las negociaciones, antes de la próxima cumbre, que será del 29 de noviembre al 10 de diciembre en Cancún, México.

El estancamiento en todas las reuniones se da, sobre todo, por los compromisos. Los Estados desarrollados deben asumir compromisos de reducción de emisiones de GEI, tomando como base los niveles del año 1990, pero también quieren ver avances en los países en desarrollo, que reclaman fondos de ayuda y tecnología.

“Hay que marcar diferencias entre los países grandes y los pequeños en cada grupo de negociación, porque no todos pueden asumir compromisos por igual”, indica René López, analista de la Unidad de Cambio Climático y Desertificación de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam). Además, si un país carece de una ley sobre sus emisiones, es muy difícil que se comprometa con el resto del mundo a reducirlas y a dar cifras concretas.

Tal es el caso de Estados Unidos, uno de los mayores emisores de GEI del mundo. Esta semana, según reportó Reuters, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, reveló un proyecto de ley que no incluye límites a las emisiones de carbono, sino que prioriza una reforma energética más enfocada en la exploración en alta mar, por lo que es probable que en EU no se apruebe una ley contra el cambio climático este año.

LA UNIDAD FORTALECE

René López explica que Panamá ha estado trabajando con los países centroamericanos y del Caribe, para que esta región sea identificada dentro de los grupos de países más vulnerables al cambio climático, lo que facilitaría recibir recursos de países desarrollados o de un fondo especial para la adaptación y mitigación.

En circunstancias normales, pone como ejemplo, la construcción de un puente tendría un costo, pero si se toman en cuenta las situaciones que se prevé causará el cambio climático, la obra debe tener otras especificaciones para resistir y evitar los desastres y muertes, lo que incrementa su costo.

Como país, hay que ver quién paga ese costo incrementado por un asunto de variabilidad climática, dice López. Si no es financiado por un fondo externo, el desarrollo del país se atrasa, porque se tendrían que derivar recursos para la adaptación.

Otros temas clave para países como Panamá en la COP 16 serán la estrategia de reducción de emisiones por deforestación evitada (REDD) así como REDD+ (incluye reforestación) y REDD++ (incluye proyectos de agroforestería, cambio de uso de tierra y de manejo sostenible de bosques). La discusión de REDD++ es la que más beneficiaría a América Latina, según el informe GEO ALC3.

La flexibilización de las acciones tempranas de mitigación en países en desarrollo (NAMA) será otro punto a negociar. Estas miden el aporte de un país a la reducción de emisiones y pueden ser voluntarias, verificables o financiadas. Un ejemplo podría ser el cambio del sistema de transporte por uno más eficiente.

Según el resultado de la cumbre, podrían surgir conflictos sobre las NAMA en países que son pequeños emisores, como Panamá, que no tiene obligación de reportar emisiones. Si surge un acuerdo en Cancún que establece que las NAMA deben ser reportadas por los países en desarrollo, ¿qué pasará si cambian las circunstancias económicas, etc. y este no puede cumplir? ¿será sancionado?

ENERGÍAS VERDES

“Si aprendimos algo de la tragedia en el Golfo es que nuestra actual política energética es insostenible”, dijo el presidente de EU, Barack Obama, esta semana. El gobernante promueve una legislación sobre cambio climático en su país y asegura que se crearían empleos de altos salarios en el sector de energía renovable. Este mes, el PNUMA y la Red de Política de Energía Renovable para el siglo XIX lanzaron dos informes sobre tendencias en energía verde, que revelan que ésta sigue creciendo (ver infografía).

Sin embargo, el informe GEO ALC3 destaca que la falta de políticas que fomenten las energías limpias, de capacitación para el capital humano y la falta de inversión en nuevas tecnologías son barreras para transformar la matriz energética en América Latina y el Caribe. El 10 de octubre próximo ha sido declarado el Día Internacional de Soluciones Climáticas por el movimiento 350.org, que aboga por reducir las emisiones de CO2 de las casi 400 ppm actuales hasta un máximo de 350.

En 2009, ciudadanos de 181 países (incluyendo Panamá) se sumaron a esa iniciativa e hicieron 5 mil 200 acciones para pedirle a sus gobernantes un acuerdo en la COP 15. Este año, la idea será mandarles un mensaje sobre la necesidad de hacer cambios energéticos, antes de la COP 16. Ya se han registrado mil 262 eventos en 115 países, para promover el uso de paneles y cocinas solares, energía eólica, la creación de jardines, etc.

 

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: