Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Se buscan fuentes de financiación en lucha contra el cambio climático

Switzerland
EFE
02/09/2010
Virginia Hebrero

Más de cuarenta países, representantes de todos los intereses en la lucha contra el cambio climático, debaten hoy y mañana en Ginebra cómo aumentar la financiación a largo plazo de medidas para mitigar y adaptarse al calentamiento del planeta, con el fin de allanar el camino a la Conferencia de Cancún.

"Todos sabemos que la reducción y la gestión del calentamiento climático exigirán importantes medios financieros. El arreglo de la cuestión financiera es una condición esencial para el éxito de las negociaciones de Cancún sobre el clima", señaló el consejero federal (ministro) suizo Moritz Leuenberger, al inaugurar hoy este encuentro.

Copresidido por Suiza y México, el Diálogo de Ginebra sobre el clima es un encuentro informal, que no forma parte de las negociaciones oficiales de la Convención de la ONU sobre el clima, por lo cual no se adoptarán decisiones.

Aunque existe un consenso general sobre la necesidad de incrementar los fondos para luchar contra el cambio climático, los países difieren sobre cuestiones como de dónde procederán los fondos necesarios, cuál será el papel del sector privado, qué diseño tendrá un nuevo Fondo sobre el clima y cómo se gestionará el acceso y reparto de los fondos.

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Chistiana Figueres, subrayó hoy que recientes grandes desastres como las inundaciones de Pakistán o los incendios de Rusia han llevado a "un creciente sentimiento de urgencia" en estas negociaciones.

La diplomática costarricense, que es la principal responsable de estas negociaciones para reducir las emisiones de gases contaminantes, cree que aún hay esperanzas de que en la ciudad mexicana de Cancún "se puedan adoptar decisiones claras".

La base es el compromiso adquirido en la Conferencia de Copenhague de 2009 por los países industrializados de ayudar con 30.000 millones de dólares a los países en desarrollo entre 2010 y 2012, y después, hasta 2020, con 100.000 millones de dólares cada año. La segunda cantidad es juzgada insuficiente por los países en desarrollo.

En opinión de Figueres, "es difícil saber el coste de la adaptación al cambio climático, eso sólo el tiempo lo dirá, pero 100.000 millones de dólares anuales es lo mínimo que se requiere". Pero recordó que "no está claro aún de dónde va a salir ese dinero, lo que es seguro es que una sola fuente de financiación no puede generar esa cantidad al año".

En el centro de las discusiones se encuentra el concepto de la responsabilidad histórica de los países industrializados en un problema, el cambio climático, que afecta a todos. Los países industrializados son responsables del 76% de las emisiones de dióxido de carbono hasta 2009, frente al 24% de los países en desarrollo. Pero el cambio registrado con el crecimiento de grandes economías emergentes como China, la India o Brasil, ha añadido nuevos elementos de discusión, a lo que se suma el hecho de que Estados Unidos, el mayor contaminante per cápita del planeta, es el único de los países desarrollados que no suscribió el protocolo de Kyoto.

"Los gobiernos de los países civilizados tienen una responsabilidad, pero hay que entender que si sólo ellos llegan a cumplir esa obligación moral, no va a ser suficiente", señaló Figueres en declaraciones a Efe. "Tenemos que buscar otras fuentes de financiación, que pueden venir del sector privado, del mercado de carbono, de instrumentos interesantes e innovadores y, al final, tendremos una canasta de diferentes fuentes que se conjugan para poder llegar a los 100.000 millones de dólares", agregó.

Aunque subrayó que "quienes han causado el problema históricamente, tienen esa responsabilidad histórica...los países en desarrollo tienen que evitar seguir los patrones de consumo y producción que tuvieron los industrializados en los últimos cien años". Respecto al papel de Estados Unidos en esta lucha global, opinó que "tiene que participar en el esfuerzo global... de una manera paralela a la responsabilidad histórica que tiene".

Y dijo que la primera economía mundial podría "darle a su industria un grado de competitividad que está perdiendo frente a los países que se han dado cuenta de que es preferible impulsar una industria limpia, en vez continuar con una obsoleta". México intenta asegurar mediante distintas reuniones que Cancún sea un éxito, y la canciller mexicana, Patricia Espinosa, se sumará esta noche a la cita de Ginebra.

La ONU busca lograr en Cancún un acuerdo global vinculante y ambicioso que sustituya al Protocolo de Kyoto sobre la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero cuando expire en 2012, pero la conferencia viene precedida por el fracaso de la celebrada en Copenhague.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: