Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Comentario: Del fracaso de la COP a un nuevo liderazgo verde

Comment: The failure of the COP to a new green leadership

Denmark
Berlinsgke Tidende
08/09/2010
Per Meilstrup (Director del think tank Mandag Morgen y escritor de ”La lucha sobre clima”)

Per Meilstrup: Mientras un clima loco sacude al mundo, esperamos apáticos una COP16, que parece va a ser de nuevo un fracaso. Es tiempo de reinventar la lucha climática. Dinamarca tiene todas las posibilidades de ir al frente

Mientras las imágenes de familias paquistaníes que huyen en los lodazales de Khyper aparecen en las noticias, la estremecedora realidad de la impotencia de los políticos sobre la crisis de clima nunca ha sido mayor que en estos días. El año pasado por las mismas fechas, la COP15 dio al mundo una esperanza. Hoy los actores políticos casi se han echado a dormir, mientras los cambios apocalípticos en el clima global caen sobre nosotros. Los cambios, que los investigadores de clima desde 1970 han anunciado, serían los efectos  destructivos del calentamiento global. Huracanes, inundaciones, olas de calor, precipitaciones extremas. Ahora están aquí. ”Clima loco”, lo llaman los ingleses. 2010 va a ser oficialmente el año más caliente registrado en la tierra desde 1850 – y al mismo tiempo el año en que el humano ha emitido más CO2 a la atmósfera. En julio se rompió el récord en grados de calor: 53.3 grados Celsius en Mohenjodaro en el río Indo, que irónicamente se encuentra en Paquistán. En este momento hay seria resequedad en las regiones al sur del Sahara en África. Lo mismo en Rusia. Las inundaciones han afectado enormes áreas en Asia y Europa central. China vive los peores deslizamientos de tierra que se recuerden.

Nosotros mismos hemos visto un atisbo de locura. Las grotescas imágenes de coches abandonados en una inundada Lyngbyvej hacen que nos recorra un frío por la espalda. Nos sorprendemos. A pesar de las advertencias científicas por años.

Tenemos una relación casera con los meteorólogos. Los tratamos como héroes modernos de los medios cuando aparecen en el estudio y comentan sobre baja presión en Lillebælt y congelamientos nocturnos en Bornholm. Pero cuando ellos como científicos advierten objetivamente sobre catástrofes del clima futuro los ignoramos. No rara vez son acusados incluso de ser tanto profetas del juicio final como frívolos.

La mayoría que conoce a los científicos sabe que son muy conservadores, Tienen que tener todas las reservas y dibujar de mala gana conclusiones dramáticas sobre causas y efectos. Fue por eso espectacular que los meteorólogos de la organización mundial OMM, el foro más prestigioso del mundo para los científicos de clima, este mes con más claridad que nunca vincularan el clima loco con el calentamiento global. Tal vez puede ser motivo para que nosotros al fin comencemos a reaccionar racionalmente a los mensajes.

Un primer paso en la vía de la sensatez sería considerar si la institución (ONU) y el proceso (las COP) que la sociedad internacional ha escogido para solucionar el problema, son efectivamente suficientes. Ciertamente no parece ser así. Antes de la COP15 dijo un político tras otro que era “ahora o nunca”. Fue “nunca”, y los intentos de continuar y reparar el proceso de decisiones existente son desalentadores. Todos deseábamos que los esfuerzos monumentales antes de la COP15 fueran un paso en la dirección correcta, pero hoy en día constatamos que es difícil creer en eso. Construir más allá del Acuerdo de Copenhague, que fue el resultado de la COP15, es como construir sobre un castillo de naipes. El acuerdo no era vinculante y ahora los países huyen de él, como anotó, entre otros, el negociador de EUA Jonathan Pershing en las últimas reuniones de negociaciones en Bonn. El Acuerdo fue elaborado fuera de la ruta oficial de negociaciones, y es por eso todavía más difícil integrarlo en las negociaciones. Contiene una serie de intenciones, pero muy pocos instrumentos, y está en riesgo por lo tanto de no tener ningún significado práctico. “El único paso es un paso hacia atrás”, como dijo la semana pasada la comisaria de la UE, Connie Hedegaard. Además, sembró la discordia en las negociaciones de Copenhague y la desconfianza entre las partes. Vista desde el exterior la COP está atrapada en un limbo extraño donde se repiten exactamente las mismas discusiones que escuchamos hasta el cansancio antes de Copenhague.

Pero la filosofía detrás del proceso de la COP es también difícil. Es decir, hacer que todos los países avancen hacia una solución en línea. Ya es tiempo por lo tanto de voltear todo de cabeza o tratar con algo nuevo. En lugar de que todos vayan de la mano, la solución quizá es dejar a los países ricos ir adelante y dirigir el proceso a través el “poder del ejemplo”. Justo los países que han tenido éxito en crear tanto crecimiento como soluciones amigables con el clima. Si ellos demuestran claramente su éxito, servirán como ejemplo para todos los demás, que en este momento luchan por reducir las emisiones de CO2 y al mismo tiempo crear exportaciones, beneficios competitivos y empleo. Eso vale, por ejemplo, para Colorado, Corea del Sur y Copenhague, que tienen modelos verdes que captan enorme atención alrededor del mundo. Colorado en la actualidad atrae como un imán a inversionistas y empresas de tecnología limpia porque el Estado intenta agresivamente fomentarlo, lo que Obama ha llamado “economía de energía limpia”. Corea del Sur está en camino de volverse un tigre asiático verde tal vez con las más notables apuestas verdes. El Presidente Lee se ha propuesto el objetivo de que Corea del Sur en 2020 sea el país líder en tecnología verde en el mundo. Copenhague es aclamado como la capital más verde de Europa y tiene el objetivo climático más ambicioso del mundo: ser CO2 neutro en sólo 15 años.

El denominador común de las tres economías es que son ambiciosas –y que actúan. No esperan a que el acuerdo global esté terminado, apuestan por llegar primero con las soluciones inteligentes y sustentables, venderlas, atraer las inversiones, aumentar la innovación. Demuestran que se puede hacer. Se puede ganar dinero por ser verde. Esto produce prosperidad, calidad de vida y optimismo.  Dinamarca tiene una capacidad única para poner en marcha este nuevo liderazgo. A lo largo de los últimos 40 años hemos creado un milagro de energía que todo mundo envidia. A través de la interacción sistemática entre los políticos responsables, empresas, universidades y la sociedad civil, hemos logrado un crecimiento económico sin aumentar las emisiones de CO2. Hemos creado un próspero sector de energía limpia con decenas de miles de puestos de trabajo atractivos. En otras palabras: Hemos hecho lo que todos los demás han deseado, es decir, crear una economía de crecimiento verde y somos por ello un interlocutor interesante.

En un mes se reúnen representantes de alto nivel de Colorado, Corea y Copenhague con una serie de otras economías de crecimiento verde exactamente en las mismas instalaciones que dieron marco a la COP15, para el evento World Climate Solutions 2010, del que Mondagen Morgen es co-organizador.  El objetivo es compartir conocimiento sobre cómo crear un crecimiento verde –y sentar las bases para una colaboración en la que los de la camiseta verde pueden  tirar del resto del mundo a tiempo. La motivación es doble. En primer lugar, se necesita más que nunca y con urgencia  mitigar el cambio climático y las graves consecuencias que ya tiene. En segundo lugar, Copenhague y Dinamarca deben hacer una gran reaparición porque tenemos algo que ofrecer al mundo.

En lugar de ser recordados por una COP que fracasó, debemos tomar el liderazgo y demostrar que Dinamarca no se ha vuelto temerosa de su propia sombra y que está dentro de la lucha climática de nuevo.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: