Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Un clima inclemente

Costa Rica
La Nación
08/10/2010
René Castro, canciller

Además de experimentar cada día los efectos de fuertes aguaceros, en estas semanas hemos visto un sinnúmero de reportajes acerca de deslaves, inundaciones, cierres de carreteras, olas inmensas que invaden playas y poblados de Costa Rica y otros fenómenos semejantes.

Es probable que desde el punto de vista noticioso, las incidencias ocurridas en la carretera a Caldera se lleven las palmas, pues ciertamente el diseño que hace treinta años se hizo no previó los cambios en las normas de seguridad, el incremento en el flujo de vehículos, ni los errores cometidos durante la construcción o la supervisión.

Con respecto al cambio climático, Costa Rica procura coadyuvar, de modo concreto y efectivo, en la lucha contra el cambio climático, y entre otras vías se ha propuesto alcanzar en el 2021 la meta de convertirse en el primer país del mundo en ser carbono neutro. Al respecto, los esfuerzos dirigidos a lograr este objetivo conllevan un costo enorme.

Durante los próximos dos decenios, ese monto deberá ser aproximadamente del 1% del producto interno bruto (PIB) anual. A esto debe sumarse el costo de adaptar, mantener o reconstruir obras públicas (carreteras, puentes, represas, escuelas, hospitales y muchas otras) y proyectos privados (viviendas, obras de riego, hoteles, plantaciones de banano, piña o palma africana, etc.), el cual en el 2006 representó el 0,36% del PIB.

Para el presente año estimamos gastar casi un 0,5% y continuará aumentando. El fuerte impacto de estas actividades de reconstrucción hace, además, que quede muy poco disponible para actividades u obras de prevención. A fines de este año, el mundo analizará en Cancún los efectos del cambio climático.

La reunión, conocida en los medios informativos como COP XVI, contará con la presencia de prácticamente todos los países. Costa Rica propone hacer un alto en el camino e invertir nuestros esfuerzos para que esa conferencia no sea un nuevo fracaso para la humanidad, sino que los países desarrollados den una luz de esperanza y comprometan fondos y acciones sustanciales. Eso daría un vigoroso estímulo para que los demás países saquen fuerzas de flaqueza para aportar también su granito de arena. En caso contrario, todos seremos víctimas.

Las primeras víctimas serán los 43 pequeños Estados insulares y las poblaciones más pobres (incluyendo extensas áreas de Puntarenas) que son y serán los más afectados por los cambios en el nivel del mar, huracanes, sequías e inundaciones. Algunos de esos países, como las islas Maldivas o Tuvalu, saben que perderán más de la mitad de su territorio en pocos años o que podrían llegar a desaparecer. Todos ellos dependen de nuestra solidaridad y de la defensa de un derecho humano básico: el derecho a la vida y a sobrevivir como nación.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: