Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Expertos, que en la urbe analizan situación de Sudamérica, recomiendan tener un plan

Ecuador
El Telégrafo
13/10/2010

Un grupo de especialistas en climatología y representantes americanos, africanos y europeos  de comités de estudios en dicho campo  se reúnen desde ayer en la Universidad del Pacífico de Guayaquil. En este marco compartieron sus experiencias sobre los efectos del  cambio climático en sus  países. 

Lo que más les inquieta,  concordaron los estudiosos, es que todavía no  existe un auténtico seguimiento a las investigaciones realizadas  por  las instituciones encargadas de mitigar los impactos provocados por las lluvias excesivas y las sequías.

20 grados centígrados menos tendrían las aguas del Pacífico Ecuatorial, si se presenta La Niña.

En esta semana, la Organización Mundial de Meteorología (OMM) informó que el fenómeno conocido como La Niña podría evolucionar durante los siguientes meses, situación que se prolongaría hasta abril de 2011.

“La Niña es un enfriamiento inusual de la temperatura de la superficie del océano Pacífico Ecuatorial en las zonas central y oriental; lo  opuesto al fenómeno de El Niño, que es el resultado de un calentamiento repentino de las aguas.

Entre diciembre y febrero, según la OMM,   los fenómenos provocarían fuertes lluvias en la zona oeste del Pacífico Ecuatorial, Indonesia y Filipinas; y fuertes sequías en Ecuador, el noroeste de Perú y en la parte oriental de África Ecuatorial.

Carolina Vera, representante del Programa de Investigación del Clima Mundial (WCRP son sus siglas en inglés), explicó que los  fenómenos citados son predecibles solo en el mediano plazo,    “pero  no hay un verdadero plan de contingencia  para apoyar a las poblaciones de los países posiblemente afectados”, afirmó.

Asimismo, de acuerdo con  los estudios realizados por la WCRP, los efectos de La Niña en Sudamérica (Ecuador, Venezuela Colombia, Perú y Chile)  se dan con menos frecuencia que “El Niño”. Por ello,  Vera sugirió a las instituciones vinculadas a la vigilancia  monitorear periódicamente las previsiones meteorológicas para alertar sobre los posibles riesgos.

Las modificaciones repentinas en las corrientes marítimas -añadió Jorge Cárdenas, director del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar)- que   se daban con un intervalo de 2 a 7 años,   en la última década pueden presentarse anualmente.

“Los cambios en la presión atmosférica y los vientos marítimos, por efectos del cambio climático,  se han vuelto más inestables, aunque no  haya  un impacto real en el clima ecuatoriano”, afirmó Cárdenas.

Problema en glaciales

En la lectura de  José Olmedo, director del Instituto Antártico Ecuatoriano, que participa en el encuentro, el derretimiento de los glaciares afectará la flora y la fauna de Latinoamérica.

Según Olmedo, el aumento de agua dulce en el océano provoca que éste se vuelva más ácido y obliga a ciertas especies a migrar  mar adentro.

“En esta región (Antártida) predomina un ecosistema relacionado con el agua salada del mar, pero ahora, con el deshielo de los glaciares, está penetrando agua dulce en las costas”, analizó.

Él puntualizó que, aunque los efectos se darán a largo plazo, las primeras manifestaciones ya se evidencian. “El principal alimento de las aves antárticas, los peces, actualmente se está trasladando a otros sitios”, aseguró.

Más temas similares del  taller internacional sobre cambio, que se desarrolla desde ayer,  se revisarán hasta mañana.  Al final, se prevé la entrega de un informe a las autoridades locales.

Carolina Vera
Representante del Programa de Investigación del Clima Mundial
“Aún no hay un verdadero plan de contingencia  para apoyar a las poblaciones de la región que resulten afectadas”

Jorge Cárdenas
Director del Instituto Oceanográfico de la Armada
“Por efectos del cambio climático,  la temperatura se ha vuelto más inestable, aunque no se ha sentido un impacto real”

Tema ambiental se discutió en frontera
Desarrollo sostenible, relaciones bilaterales Colombia-Ecuador,  diversidad cultural, conflictos socioambientales,  biodiversidad y seguridad fronteriza fueron los temas que se abordaron en el tercer taller binacional “Colombia y Ecuador: Vecinos y Socios en el Desarrollo Sostenible”, que se realizó en el puente de Rumichaca, en Casas de la Frontera.

El acto del proyecto “El Medio Ambiente y la Biodiversidad como Punto de Encuentro entre Actores Sociales de Colombia y Ecuador”,  busca fortalecer el diálogo entre organizaciones gubernamentales y sociales.

En el encuentro se abordaron inquietudes, propuestas y respuestas acerca de la  problemática medioambiental binacional. Como puntos prioritarios se establecieron la agenda positiva colombo-ecuatoriana en temas de desarrollo sostenible, las acciones de colaboración entre autoridades locales de ambos países y el papel real y activo de los pueblos indígenas y afrodescendientes en la frontera.

Además se analizó el dinámico ejercicio del pueblo binacional de  Pasto  a cada lado  de la frontera, con el ánimo de rescatar su cultura y afianzar el ordenamiento ambiental de su territorio originario.

El taller contó con el respaldo de la Corporación Andina de Fomento, la Organización de Estados Americanos (OEA),  la Fundación Interamericana, entre otras organizaciones. Los dos primeros talleres fueron realizados en Bogotá y Quito, en donde se  presentó la problemática de la frontera en las capitales.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: