Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Los retos del periodismo ambiental

Ecuador
El Economista
25/10/2010
José Merino, enviado

Yasuní - Estamos en la comunidad de Añangu, en el Amazonas ecuatoriano, a los márgenes del Río Napo. Aquí, una población que no llega a las 200 personas ha logrado crear un modelo de bienestar basado en el turismo ecológico. Alrededor, el bloque 16, un gran territorio amazónico en el que Repsol, la empresa española, extrae petróleo y las comunidades que aún sobreviven del salario de los que logran conseguir empleo en la petrolera.

Frente a mí tengo a John Vidal (JV) y Daniela Chiaretti (DC), él británico, ella brasileña, ambos periodistas ambientales reconocidos por propios y extraños. Generosos, aceptan una conversación sobre su oficio y el futuro, éste es el resultado.

¿Cómo empezaste a cubrir temas ambientales?

JV: Inicié porque en 1989 sabía que era importante y sabía que The Guardian no lo estaba cubriendo apropiadamente, entonces hice una propuesta para tener una sección ambiental. Yo cubría temas de artes, teatro, cine y música. Los debates en Alemania con el movimiento verde se volvían muy fuertes. En 1989 el partido verde en Londres obtuvo más de 15% del voto. Muchas cosas estaban pasando, finalmente mi director dijo, “está bien, es una buena idea, tú hazte cargo”.

DC: Estuve en Alemania a finales de los 80, ahí conocí el movimiento verde. Al regresar a Brasil sabía que era un tema importante y empecé a cubrir temas de ecología. Entonces mi periódico, que es económico, no entendía la relevancia. En el 2007 estaba de vacaciones con mis hijos en Londres y yo me impresioné con la presencia del cambio climático en todos los medios. Luego, en febrero de ese año el IPCC lanzó su cuarto informe, confirmando que el cambio climático existía y que había 90% de probabilidad de que fuese causado por los humanos. Regresé a Brasil, propuse dedicarme sólo a cubrir el tema, no una sección, sino en todas las secciones del periódico y eventualmente lo aceptaron.

¿Cómo cubrir temas ambientales? ¿Cómo presentarlos a una audiencia no especializada?

JV: Para empezar, el tema ambiental cruza transversalmente todas las secciones del periódico, un día soy un economista, otro un científico, el siguiente un diplomático. Te pagan para ser un comunicador, te pagan por comunicar, tienes que encontrar una forma de hacer de un tema relevante un tema accesible. Mi trabajo es hacer el mundo más grande, que los lectores entiendan que no todo se reduce a su casa y su trabajo, que hay un mundo afuera y que ambas cosas están conectadas.

DC: El cambio climático cambia nuestra vida, todos sentimos las consecuencias, entonces tienes una multiplicidad de argumentos que abordar. Yo siempre trato de pensar que estoy escribiendo para mi mamá. Por ejemplo, me fui al Ártico por semanas, cuando regresé no quise contar la historia de deshielos, propuse contar la vida de las personas en el archipiélago donde viven.

¿Cómo mantenerse al margen de posiciones? ¿Cómo cubrir sin sesgos un tema en el que hay posiciones encontradas y toneladas de dinero entre los involucrados?

JV: Soy escritor, no ecologista. Por supuesto que trato de revelar a aquellos que lastiman el planeta, si ves algo incorrecto, lo dices. Te sientas con primeros ministros, científicos, organizaciones, activistas, campesinos o empresarios y los dejas explicarse, a todos les das el beneficio de la duda.

DC: Depende, hay quienes se centran en temas de ciencia y habemos quienes cubrimos más intensamente temas de adaptación o negociaciones internacionales. Yo trato de hablar con los gobiernos, ellos tienen mucha información, pero también con organizaciones, porque ellos saben y dicen cosas que los gobiernos no te van a contar.

¿Cuál es el estado actual del periodismo ambiental? ¿Qué temas están sobreexplotados y qué temas merecen más atención?

JV: No es muy bueno, pero es mucho mejor que hace 15 o 20 años. Muchos periódicos tienen secciones y casi todos tienen un reportero especializado. El tema se ha posicionado en años recientes y ahora hay más recursos para viajar y cubrir aspectos específicos. El cambio climático ha acaparado la atención, es un tema internacional, pero es local, es personal. Necesitamos establecer el vínculo entre lo más personal y lo más global, entonces se vuelve interesante.

DC: Creo que hemos abusado del ángulo trágico y fatalista del calentamiento global. No da para más. En contraste, el ángulo de la vida cotidiana está poco explorado, como adaptación. Debemos dejar de esperar grandes notas. Por ejemplo, cuando cubres negociaciones internacionales, tu medio espera la bomba noticiosa y se pierde la oportunidad de cubrir otras historias locales, de organizaciones presentes, de indígenas y los efectos del cambio climático o sobre seguridad alimentaria. Por esperar la gran nota no cubren el proceso.

¿Recuerdas alguna historia particularmente memorable?

JV: Muchas. He estado en la cárcel, en protestas, he vivido en árboles, he sido secuestrado, he ido a las partes más pobres y más ricas del planeta. Ha sido un viaje maravilloso.

DC: Recuerdo una entrevista en la COP 14 en Poznan, Polonia, con un trabajador de la Cruz Roja que iba frecuentemente a Bangladesh, uno de los países más afectados por el cambio climático. Ahí se encontró a una mujer, una viejita que vivía cerca de la costa y que criaba gallinas. Ante las inundaciones esta mujer empezó mejor a criar patos, “porque los patos nadan” le dijo.

¿Adónde va el periodismo ambiental?

JV: Agua y comida. La gente se aburrirá del cambio climático, pero no de sus efectos, de cómo afecta vidas individuales. Las negociaciones internacionales seguirán siendo un tema importante. Y un tema emergente, sin duda, es el de ciencia y tecnología y su transferencia a países en desarrollo. El tema ambiental no desaparecerá, sólo puede fortalecerse inevitablemente porque habrá una competencia por recursos.

DC: Creo que se mantendrán temas de mitigación, pero un tema que se vuelve más interesante es el de adaptación. Ahí puedes contar grandes historias globales y hermosas historias locales. También el tema de ciencia y tecnología, y un mejor entendimiento de ecosistemas. Entender cómo algunas plantas resisten con poca agua y trasladar este conocimiento a lugares donde el efecto del cambio climático es palpable.

¿Qué expectativa tienes para la COP 16 en Cancún?

JV: Te voy a contar la historia de cómo logré hacerme del documento en Copenhague. Me contactó Lumumba Stanislaus-Kaw Di-Apin, el embajador sudanés ante la conferencia, me citó en su oficina y me susurró, “te voy a dar este documento, quiero que lo leas”. Lo leí, no era el documento oficial, era la traducción china del texto en danés. Le dije que no podíamos hacer nada hasta tener el texto oficial, me citó al otro día a las 7 de la mañana y lo obtuvimos un colega de la India y yo. En esa ocasión eran grandes expectativas y pocos resultados. Sospecho que para Cancún algo se cocina, no se qué será, pero creo que será fuerte.

DC: No creo que haya un tratado global, no esta vez. Estados Unidos no ha cambiado y Europa tiene menos dinero.

Pero sí habrá acuerdos temáticos importantes, como adaptación, hay un material sobre eso que está casi listo.

También el tema de cooperación tecnológica será importante, hay una propuesta de India para un centro multinacional de investigación. Puede ir por ahí.

Una larga trayectoria

John Vidal, The Guardian

Si el periodismo ambiental en el mundo tiene un rostro, ése es el de John Vidal. Periodista nacido en Gales, desde 1989 desempeña el cargo de Editor encargado de la sección ambiental en The Guardian, Gran Bretaña.

En sus comienzos se dedicaba a escribir artículos de arte y cultura, siendo él mismo director de teatro. Una serie de eventos coyunturales en 1989 lo fue llevando a escribir sobre medio ambiente y el cambio climático. Esto pronto derivó en una de las primeras secciones especializadas en un diario impreso: la de medio ambiente en The Guardian, donde más de 20 años después John Vidal tiene cientos de artículos y entradas de blog publicados en este tema y desde todos los rincones posibles del planeta.

Esto lo ha logrado colocar como el más importante de los periodistas en sucesos ambientales en el mundo. Ha asistido a múltiples COPs, incluyendo la COP 14 en Poznan y la COP 15 en Copenhague, donde pudo filtrar un borrador del informe final a su periódico y mostrarlo a los ojos del mundo entero antes de que se terminara la conferencia.

La historia de una obsesión

Daniela Chairetti, Valor Económico

Daniela Chiaretti es una reportera veterana de medio ambiente en Valor Económico, el mayor periódico financiero de Brasil. Daniela ha estado cubriendo temas de medio ambiente desde la Cumbre de la Tierra en Río en 1992, aunque logró consagrarse al periodismo ambiental hasta 2007 y desde entonces ha cobrado renombre mundial por su capacidad para escribir historias que llevan los retos ambientales a las preocupaciones cotidianas de los lectores.

Sus coberturas se centran en cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la reducción de la pobreza, energía, agua y los bosques, esto la ha consagrado como la más importante periodista en temas ambientales del Amazonas.

Daniela también está siguiendo las negociaciones internacionales sobre el nuevo tratado climático que sucederá al Protocolo de Kyoto. Asistió a la COP 14 en Poznan, Polonia, y a la COP 15 en Copenhague. Actualmente se encuentra cubriendo todas las negociaciones previas que van moldando el camino a la COP 16 en Cancún; desde donde reportará la evolución de la cumbre.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: