Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Japón dará millonario aporte para ambiente

Guatemala
Prensa Libre
01/11/2010

El doctor Akio Hosono es uno de los promotores de la iniciativa japonesa Cool Earth 50 ante el cambio climático. Explica cómo en su país se ha logrado armonizar el crecimiento económico con la eficiencia energética.

¿En qué consiste el Plan Cool Earth 50?

Es una propuesta japonesa para reducir la emisión de gases CO2 a la mitad del nivel actual antes del 2050. El número 50 va en dos sentidos: por la meta del año 2050 y 50 por ciento de reducción. Es una meta muy clara, y los países industrializados integrantes del G8 están de acuerdo con esta visión compartida.

¿Cómo se va a garantizar que los países van a dejar de emitir CO2 en 50 años?

A través de dos líneas de acción: la primera es fortalecer la cooperación internacional, y lo segundo es la innovación tecnológica que permita obtener energía limpia en lugar de energía tradicional contaminante. Esto se añade a mejorar la eficiencia energética, para que con la misma cantidad de energía se tenga doble rendimiento.

¿Cómo se logra?

Los autos son un ejemplo. Hoy, un auto promedio recorre 13.25 kilómetros con un litro de gasolina. Los autos híbridos o de última generación recorren 38 kilómetros por litro. Usted ahorra tres cuartas partes de energía, lo que se traduce en dinero y reducción de CO2. Con el aire acondicionado, la tecnología japonesa gasta menos de la mitad de electricidad que otros países.

¿Cuáles son los principales componentes del plan Cool Earth 50?

Hay tres aspectos. Primero es establecer el marco legal post Protocolo de Kyoto, pues no participan todos los países, los grandes emisores. EE. UU. produce cerca del 40 por ciento de CO2, y la mitad de países no están bajo el Protocolo; por eso es necesario establecer un marco post Kyoto.

El segundo eje es cooperación internacional. Originalmente eran US$10 mil millones, ahora ofrecemos US$15 mil millones para el mundo en un lapso de tres años. Y el tercer componente es la innovación tecnológica, lo que permitiría lograr la meta, siempre que los países cooperen. Con mucha certeza podemos decir que la experiencia japonesa lo demuestra.

¿Cuál ha sido la experiencia de Japón en este sentido?

La eficiencia energética en Japón ha mejorado 38 por ciento en un período de 30 años. Aparte del caso de los automóviles y el aire acondicionado, también se utilizan más trenes.

Japón es el único país que apostó por los trenes y logró cubrir la red a todo lo ancho y largo del país. En 1958 se empezó un plan, y en 1964 se implementó el Tren Bala, que corre a una velocidad de 350 kilómetros por hora. Es el transporte más eficaz, pues miles de millones de personas se han movilizado durante 50 años sin accidente fatal y con nueve veces menos emisiones de dióxido de carbono.

En cuanto al sector forestal, Japón tiene dos terceras partes del territorio cubiertas por bosques. Es el país industrializado con mayor porcentaje de bosques.

¿Ese aprendizaje se traslada a través de la transferencia de tecnología?

Para los países en desarrollo lo más importante es mitigación y adaptación. Ya estamos trabajando en prevención en Centroamérica, bajo el proyecto Bosai; ello incluye a Guatemala.

Guatemala es uno de los 10 países del mundo más vulnerables al cambio climático.

El proyecto Bosai ha dado resultados interesantes. En Guatemala se logró mejorar la alerta de crecida de los ríos. Se mide por un sistema, no muy caro pero preciso. Suena cuando el agua llega a un nivel peligroso.

Es un sistema de alerta temprana que está colocado en muchos pueblos, para evacuar una población en tiempo.

En El Salvador este sistema salvó a un pueblo de una inundación, y en varios países centroamericanos utilizamos materiales baratos, como neumáticos usados o suero-cemento, para hacer diques o muros de contención con todo éxito.

¿A cuánto asciende el apoyo que podría recibir Japón de Guatemala?

Lo importante es ver entre dos países la cooperación, y de acuerdo con las necesidades implementamos los proyectos. Es una suma disponible para que los países que tienen interés busquen la manera de coordinar esfuerzos e implementar proyectos con nuestros fondos y tecnología japonesa. Es un esfuerzo conjunto.

¿Qué le hace pensar que Cool Earth 50 va a ser más exitosa que las anteriores propuestas?

Son diferentes. El Protocolo de Kyoto es un compromiso internacional donde no participan todos los países. Cool Earth 50 es una visión compartida, siempre que todos los países colaboren. Además, proponemos reducir en 25 por ciento más el CO2 en los próximos 10 años. Al mismo tiempo les ofrecemos US$15 mil millones a los países en desarrollo con mayor vulnerabilidad, como Guatemala.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: