Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Camino hacia México

Norway
Naturaleza y Juventud
02/11/2010
Tage Erlend Tellnes

El Cambio Climático es peligroso, injusto y ya ha comenzado. Según el Panel Climático de la ONU, las emisiones globales deben reducirse en un 25-40 por ciento para 2020 si queremos evitar un aumento de dos grados de temperatura y peligrosos  cambios climáticos. Necesitamos acción, y los países ricos deben tomar la iniciativa y reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero, y al mismo tiempo  deben contribuir a las reducciones en los países pobres.

En este trabajo Naturaleza y Juventud describe lo que ha ocurrido desde la Cumbre del Clima en Copenhague, y el papel que Noruega debe tomar antes de las próximas negociaciones en Cancún, en México en diciembre.

Desde Copenhague a México

En diciembre las negociaciones del clima son en Cancún, México. Si queremos que se reduzcan las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, es crucial que se llegue a algo en Cancún. No podemos permitirnos una nueva Copenhague. Es hora de poner en marcha un acuerdo climático ambicioso y vinculante.

Del 4 al 9 de octubre se realizaron las negociaciones en Tianjin, China. Fue la última reunión antes de la cumbre del clima en Cancún en diciembre. Aunque las Naciones Unidas creen que se llegó un poco más lejos, China y  Estados Unidos se acusaron uno al otro de frenar el proceso. Se necesita un nuevo impulso a las negociaciones, donde Noruega tiene un papel importante que desempeñar.

Lo que pedimos a los políticos en Noruega

Noruega, a través de su política climática se comprometió a reducir sus propias emisiones en un 30 por ciento desde los niveles de 1990 para el año 2020. También se ha dicho que el objetivo se puede aumentar a 40 por ciento si eso conduce a acelerar las negociaciones.

Recientemente llegó la noticia de que Noruega es el país en el mundo que será de los menos afectados por el cambio climático, esto nos da una responsabilidad aún mayor para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Noruega, como un importante exportador de petróleo y gas, tiene una responsabilidad extra para con el resto del mundo para reducir sus propias emisiones, que da miedo pensar que Jens Stoltenberg y Erik Solheim estén a punto de renunciar a un acuerdo internacional. Se dijo recientemente que un acuerdo no vendrá a través de las negociaciones tal y como las conocemos hoy en día. Su solución es que el acuerdo debe ser negociado en varias áreas. Para que el Acuerdo sea justo para los países más pobres debe ser negociado en el marco de la ONU, como se ha hecho hasta ahora. Sólo entonces podremos obtener un buen acuerdo, ambicioso y equitativo.

Naturaleza y Juventud exige que Noruega aumente su objetivo a 40 por ciento de inmediato, pero también debe hacerse algo para alcanzar la meta. Las emisiones de Noruega son altas, y muy pocas iniciativas están en la mesa. El engaño noruego de clima será revelado, y entonces el mundo va a saber que Noruega habla pero no actúa. Las emisiones de Noruega deben reducirse si la credibilidad ambiental debe mantenerse más allá de las fronteras del Estado. Naturaleza y Juventud exige que el mensaje climático que se espera para 2011 contenga un ambicioso plan de cómo Noruega reducirá sus emisiones de gases de efecto invernadero. Es suficiente palabrería. ¡Naturaleza y Juventud lo demanda!

Escocia es un ejemplo de país que lo ha conseguido. Ellos pudieron reportar en agosto que han reducido sus propias emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 por ciento desde 1990 y ahora están en buen camino para alcanzar la meta de reducción de 42 por ciento en 2020. Escocia ha demostrado que es posible fijar un objetivo ambicioso, si se trabaja para lograrlo.

Continuación del Protocolo de Kyoto

Para que se tenga algo concreto, Noruega debe trabajar activamente para asegurar que los países ricos cumplan la demanda de los países en desarrollo sobre la continuación del Protocolo de Kyoto. El Acuerdo de 1997 compromete a los países ricos a reducir sus emisiones en un 5,2 por ciento entre los años 2008 - 2012. Cuando el panel climático de la ONU recomienda una reducción de las emisiones de un 85 por ciento en 2050, es claro que se necesita un acuerdo más amplio y más ambicioso. Una continuación del Protocolo de Kioto significa que Noruega y otros países ricos están obligados a reducir sus emisiones.

Naturaleza y Juventud exige que Noruega tome un rol de liderazgo en las negociaciones climáticas. Se necesitan países que puedan ir adelante y muestren al mundo que la reducción de emisiones es posible. Noruega debe reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero y exigir lo mismo a otros países ricos.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: