Social Media Links:

Síguenos:

Cancuún México 29 de noviembre - 10 de diciembre 
Choose your prefered language: Español | English

Erosión en las playas de Costa Rica

Costa Rica
La Nación
09/11/2010
Omar Lizano

La mayor estabilidad del nivel del mar después de la última glaciación, hace aproximadamente 3,000 años, permitió estabilizar los bordes costeros actuales.

Con el nacimiento de la era industrial a principios del siglo XX, los niveles del mar comenzaron a incrementarse más rápidamente.

La comunidad científica internacional ha declarado que la mayoría de los bordes costeros mundiales, están en estado de erosión.

Islas y cayos en el océano Pacífico han sido declaradas en riesgo de inundación por el aumento del nivel del mar.

Esto es producto de un cambio climático global, en el que el derretimiento de los casquetes polares y la expansión térmica del agua, contribuyen cada vez más con mayores niveles del mar.

En el 2007, el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) argumentó que en los pasados 100 años el nivel del mar había incrementado 20 cm, y que en los próximos 100 años, el nivel del mar será de entre 50 a 100 cm mayor que el nivel en 1990.

Pero también hay otras componentes mareográficas y atmosféricas que están cambiando. La velocidad del viento está aumentando en algunos lugares, y con esto las alturas de las olas.

El fenómeno de El Niño es una componente mareográfica que aumenta el nivel del mar al aumentar las temperaturas superficiales del océano.

Las mareas astronómicas, generadas por la Luna y el Sol, es otra componente mareográfica que contribuye periódicamente con este nivel del mar, y que alrededor de los equinoccios, producen las mareas extraordinarias que vemos en nuestras costas. Los mayores impactos costeros se generan cuando estos fenómenos se superponen.

De suerte que en el pasado, la frecuencia con que esto ha sucedido es baja. Pero esto podría estar cambiando. Cada vez son más frecuentes la presencia de estos fenómenos juntos: El Niño, mareas extraordinarias, tormentas, oleajes extraordinarios, etc.

Si a esto le agregamos la posibilidad de un tsunami, el escenario no podría ser menos alentador y catastrófico para las regiones costeras.

Pero no solo ha habido cambios en los procesos oceánicos y atmosféricos, sino que también en los procesos tierra adentro. El diferente manejo de las cuencas hidrográficas ha cambiado la cantidad y la calidad de los sedimentos que llegan al mar. Por otro lado, al contaminar los mares, también estamos eliminando otra fuente de sedimentos: los organismos marinos.

El contenido de las noticias que se presentan en esta sección es responsabilidad directa de las agencias emisoras de noticias y no necesariamente reflejan la posición del Gobierno de México en este u otros temas relacionados.

    

Page 'Breadcrumb' Navigation:

Site 'Main' Navigation: